domingo, 13 de agosto de 2017

MARTE CONSERVA HUELLAS DE ESTRÉS POR ACTIVIDAD VOLCÁNICA


Montañas de Thaumasia

MARTE CONSERVA HUELLAS DE ESTRÉS POR ACTIVIDAD VOLCÁNICA

10 agosto 2017
Una antigua cordillera en Marte conserva un complejo pasado volcánico y tectónico con signos de interacción de hielo y agua.
La región montañosa de Thaumasia en contexto
Las imágenes, tomadas el 9 de abril por la Cámara Estéreo de Alta Resolución de la sonda Mars Express de la ESA, muestran las montañas de Thaumasia y Coracis Fossae, que limitan con la enorme planicie volcánica de Solis Planum por el sur.
La región se halla al sur del enorme sistema de cañones de Valles Marineris, sobre los volcanes de Tharsis, y está fuertemente asociada al estrés tectónico que se produjo durante su formación, hace más de 3.500 millones de años.
A medida que el abultamiento de Tharsis se llenaba de magma durante los primeros mil millones de años del planeta, la corteza circundante iba extendiéndose y fracturándose, hasta acabar por derrumbarse en fosas. Aunque Valles Marineris es una de las consecuencias más evidentes, los efectos se aprecian incluso a miles de kilómetros de distancia, como por ejemplo en la región de Coracis Fossae que se observa en la imagen, donde se ven fallas casi paralelas al eje norte sur, principalmente a la izquierda.
Topografía de las montañas de Thaumasia
Estructuras tectónicas como estas pueden controlar el movimiento del magma, el calor y el agua bajo la superficie, provocando actividad hidrotermal y producción de minerales.
Vista en perspectiva de un cráter en la cordillera de Thaumasia
En la parte derecha de la imagen en color y junto al borde del gran cráter destacan una serie de depósitos de color más claro, que podrían ser minerales arcillosos formados en presencia de agua. También se encontraron depósitos similares en el cercano cráter Lampland.
También hay pruebas de formación de valles por erosión de aguas subterráneas y escorrentía superficial al mismo tiempo que la actividad tectónica daba forma al paisaje. La erosión acuática es lo que ha hecho que las fosas se hayan visto parcialmente enterradas y fuertemente modificadas. 
Más tarde, una serie de procesos glaciales continuaron cambiando la región, como puede verse en los patrones lineales a modo de flujo que hay en el fondo llano de los grandes cráteres.
Esta región, representativa de las altiplanicies marcianas más antiguas, aporta mucha información sobre la historia geológica del Planeta Rojo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.