viernes, 4 de agosto de 2017

INTENSA FORMACIÓN ESTELAR EN LA REGIÓN DE WESTERHOUT 43

Intense star formation in the Westerhout 43 region

INTENSA FORMACIÓN ESTELAR EN LA REGIÓN DE WESTERHOUT 43

Oculta a nuestros ojos, la región de formación estelar Westerhout 43 se muestra en todo su esplendor gracias a esta imagen de infrarrojo lejano procedente del observatorio espacial Herschel de la ESA. La nube gigante, de la que emerge una multitud de estrellas masivas entre gas y polvo, se encuentra a casi 20.000 años luz del Sol, en la constelación de Aquila (El Águila).
Con una masa superior a la de siete millones de soles, la región alberga más de 20 incubadoras estelares, que se calientan por acción de la potente luz procedente de las nuevas estrellas de su interior. Estos polos de formación estelar destacan por su halo azulado frente a las regiones más frías que los rodean, en tonos amarillos y rojizos. 
En el interior de la brillante burbuja de gas azul del centro de la imagen vemos un cúmulo de estrellas de Wolf-Rayet y estrellas OB extremadamente calientes y masivas, que en conjunto brillan más de un millón de veces más que nuestro Sol. Esta burbuja, que alberga el germen de lo que serán nuevos cúmulos estelares, es uno de los lugares más prolíficos para el origen de estrellas de nuestra Galaxia. 
Otra ‘fábrica de estrellas’ muy activa, aunque menos espectacular, es el gran complejo de burbujas azules que puede verse hacia la derecha de la imagen. Estudiando las imágenes de Herschel, los astrónomos han encontrado muestras de lo que parece una red de filamentos que unen estos dos intensos polos de formación estelar. 
Situado en una región muy dinámica de la Vía Láctea, en la transición entre la banda central de la Galaxia y uno de sus brazos espirales, Westerhout 43 es un excelente laboratorio para estudiar cómo las estrellas, y especialmente las estrellas masivas, toman forma durante la colisión de dos grandes flujos de materia interestelar. 
Investigar las regiones de formación estelar en nuestra Galaxia con un nivel de detalle sin precedentes era uno de los principales objetivos de Herschel, que se lanzó en 2009 y operó durante casi cuatro años, observando el firmamento a longitudes de onda submilimétricas y de infrarrojo lejano. Dada su sensibilidad al calor procedente de la pequeña porción de polvo frío mezclado en las nubes de gas donde se forman las estrellas, la captura de imágenes de estas regiones acerca a los astrónomos a áreas más densas de gas donde nacen las nuevas estrellas, lo que les permite estudiar su actividad con todo detalle, como sucede con esta imagen. 
Esta imagen tricolor combina las observaciones de Herschel a 70 micras (azul), 160 micras (verde) y 250 micras (rojo), y abarca más de 3º a lo largo, quedando el norte arriba y el este a la izquierda. La imagen se obtuvo dentro del proyecto clave Hi-GAL de Herschel, que capturó la totalidad del plano de la Vía Láctea en cinco longitudes de ondas de infrarrojos distintas. En abril de 2016 se publicó una panorámica en vídeo compilando todas las observaciones de Hi-GAL.
FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.