viernes, 4 de agosto de 2017

EL CAMINO ARDIENTE


Las Voyager fueron sondas pioneras en muchos aspectos, tanto en exploración como tecnológicamente.

Seguimos celebrando los 40 años del lanzamiento de estas míticas exploradoras, aún hoy en activo y que siguen explorando la frontera misma del Sistema Solar. Detrás de ellas han venido otras sondas, mejores en todo los aspectos, pero que en realidad "solo" han seguido el camino que ellas abrieron. Fueron las primeras en explorar realmente los mundos exteriores, desvelando a los asombrados ojos de los astrónomos las extraordinarios lunas que los acompañaban, marcando futuros objetivos para las sondas que seguirían su estela, mientras que los avances tecnológicos que las hicieron posible, y en que buena parte explica su larga vida, siguen siendo utilizadas hoy día. En realidad fueron las primeras en muchos aspectos. Y que mejor momento para ver su increíble lista de logros.

Las Voyager fueron las primeras sondas en:

- Sobrevolar los 4 grandes planetas exteriores (Voyager 2)
- Descubrir numerosas lunas en todos ellos (Ambas) 
- Explorar Urano y Neptuno (Voyager 2
- Obtener imágenes de los anillos de Júpiter, Urano y Neptuno (Voyager 2)
- Observar los volcanes de Io (Voyager 1
- Detectar descargas eléctricas en la atmósfera de Júpiter (Voyager 1
- Reunir evidencias de un océano de agua en Europa (Ambas)
- Detectar una atmósfera rica en Nitrógeno en Titán, la 1ª fuera de la Tierra (Voyager 1

 Y al llegar a las fronteras del Sistema Solar, las primeras en:

- Alcanzar el espacio interestelar (Voyager 1)
- Medir la intensidad de los rayos cósmicos más allá de la heliosfera (Voyager 1)
- Medir el campo magnético interestelar. (Voyager 1)
- Medir la densidad del medio interestelar (Voyager 1)
- Medir la zona conocida como Choque de Terminación, donde el viento solar reduce su velocidad por debajo de la del sonido (Voyager 2)

Todo ella dejando un gran legado tecnológico, ya que fueron las primeras sondas en:

Ser ampliamente protegidas contra la radiación, estableciendo además el estándar todavía en uso para las misiones espaciales de hoy día. 
- Ser protegidas de posibles descargas electrostáticas externas. 
- Disponer de sistema informático programable para el control de la orientación de la nave.
- Disponer de un sistema autónomo de protección de fallos, capaz de detectarlos y tomar acciones para corregirlos.
- Utilizar el código Reed-Solomon,un algoritmo que reduce los errores en la transmisión y almacenamiento de datos, y que sigue siendo ampliamente utilizado hoy en día
- Enlazarse diversas antenas terrestres para poder recibir más cantidad de datos (Voyager 2, para su encuentro con Urano), además de impulsar la construcción del complejo de antenas del Goldstone Deep Space Communications Complex, que aún hoy son pilar fundamental para la exploración planetaria.

Y estableciendo récords difícilmente superables, como: 

- Ser la vehículo con mayor tiempo de actividad continua (Voyager 2)
- Ser el objeto humano más lejos de la Tierra (Voyager 1

En muchos aspectos las Voyager representan lo mejor de nosotros mismos. Sondas que rompieron barreras, que llegaron donde nunca nadie había llegado nadie. Y como podemos ver, en el más amplio sentido de la palabra. Crearon un camino hacia las estrellas que aún hoy día resplandece en la oscuridad, ardiendo con el fuego de los sueños que las hicieron posible.



Aunque las Pioneer 10 y 11 habían visitado ya Júpiter y Saturno, sus limitados instrumentos apenas llegaron a vislumbrar las maravillas que escondían. Fueron las Voyager quienes nos descubrieron sus increíbles lunas llenas de misterios y posibilidades (excepto Encélado, donde se escaparon sus geisers), la inmensidad de sus anillos. Y la Voyager 2 visitaría por primera vez (y por ahora la última) Urano y Neptuno. Nos abrieron las puertas de un Sistema Solar hasta entonces desconocido.



Nadie está tan lejos de nosotros como la Voyager 1, más que las Pioneer, que salieron de la Tierra antes, pero se mueven más lentamente. Y a diferencia de ellas, esta sigue en activo.



Las Voyager representaron un esfuerzo tecnológico sin precedente, tanto las propias sondas, que se equiparon con tecnologías punta, como del sistema de seguimiento en tierra, que debieron crecer y adaptarse para poder seguir vehículos a distancias sin precedentes. En ambos casos, un legado que aún es la base de la exploración espacial actual.



Publicat per 

FUENTE

El camino ardiente


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.