jueves, 22 de junio de 2017

OBSERVANDO AL ASTEROIDE HEBE

La región entre Marte y Júpiter está llena de mundos rocosos llamados asteroides. Se estima que este cinturón de asteroides contiene millones de pequeños cuerpos rocosos y entre 1,1 y 1,9 millones de cuerpos más grandes que abarcan más de un kilómetro de tamaño. A menudo, pequeños fragmentos de estos cuerpos caen a la Tierra como meteoritos. Curiosamente, el 34% de los meteoritos encontrados en la Tierra son de un tipo particular: condritas H. Se cree que pudieron tener su origen en un cuerpo común y un potencial sospechoso es el asteroide Hebe que pueden ver en esta imagen.
Con un tamaño de aproximadamente 186 kilómetros de diámetro, Hebe, el sexto asteroide descubierto, debe su nombre a la diosa griega de la juventud. Estas imágenes fueron tomadas durante un estudio del modelo, usando el instrumento SPHERE, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, que tuvo como objetivo poner a prueba la idea de que Hebe es la fuente de las condritas H.
Los astrónomos modelaron el giro y la forma 3D de Hebe, reconstruido a partir de las observaciones, y usaron su modelo 3D para determinar el volumen de la mayor depresión que hay en Hebe — probablemente un cráter de impacto fruto de una colisión que podría haber creado numerosos meteoritos hijos. Sin embargo, el volumen de la depresión es cinco veces menor que el volumen total de familias de asteroides cercanas compuestas por condritas H, lo que sugiere que, después de todo, Hebe no es la fuente más probable de las condritas H.
Image Credit: ESO/M. Marsset
FUENTE

Observando al Asteroide Hebe


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.