viernes, 5 de mayo de 2017

Prometen un embrión híbrido de mamuts en dos años

En dos años se podría crear un embrión híbrido de mamut y elefante asiático.

Foto
Mamuts. Fuente: Mauricio Anton.
Varios medios de comunicación tradicionales se hacen eco de las afirmaciones del genetista George Church (Harvard University) en un congreso de que en dos años podrá crear un embrión híbrido de mamut y elefante asiático.
Se trata de una promesa o declaración de intenciones, no de un resultado científico, de momento no hay artículo publicado en revista científica con revisores en donde se explique.
Church se hizo famoso por ser uno de los que desarrollaron la técnica de edición genética CRISPR/Cas9, que ha transformado la ingeniería genética desde 2012.
Esta afirmación de los mamuts no es la única extraordinaria de Church, pues también ha dicho en el pasado que en 10 años se podrá revertir el envejecimiento gracias a las nuevas técnicas de ingeniería genética en las que estaría implicado CRISPR.
Como todos sabemos, los últimos mamuts se extinguieron hace unos 4500 años, posiblemente debido a una combinación de cambio climático y caza por parte del ser humano, pero la conservación en el permafrost siberiano de algunos ejemplares ha permitido obtener su ADN. Sus parientes vivos más cercanos genéticamente son los elefantes asiáticos.
La idea de Church es crear ese embrión híbrido, pero obtener un mamut adulto igual que los que había sobre la Tierra hace unos pocos miles de años sería un logro que estaría mucho más lejos en el tiempo.
En un principio se trataría de añadir ciertos rasgos, como el largo pelo, las orejas pequeñas o las gruesas capas de grasa para resistir el frio, a embriones de elefante asiáticos a través de ciertos genes.
Se han secuenciado genomas o partes de genoma de mamut conservados en hielo, por lo que se podrían extraer las secuencias correspondientes a los rasgos mencionados e introducirlas en embriones de elefantes, sustituyendo las que tengan similares. Así que se trataría de embriones de elefantes que portarían unas pocas secuencias genéticas de mamut. Según Church esto podría conseguirse en unos dos años.
Los experimentos de laboratorio que Church ya ha venido realizando desde hace 2 años muestran que las células de elefante funcionan bien cuando incorporan genes de mamut.
El equipo de investigadores evalúa todavía el impacto de estas ediciones genéticas para tratar de establecer la embriogénesis en el laboratorio.
Todo esto sería el primer paso para conseguir un mamut completo y puro resucitado de los genomas disponibles. Aunque esta meta estaría a muchos años vista.
La clonación es un asunto muy complicado. Incluso para animales no extinto el porcentaje de éxitos es muy escaso. Hubo que realizar 277 ensayos para obtener a la oveja Dolly.
Otro problema es que los elefantes están en riesgo de extinción y puede que no sea ético usar a elefantes como vientre de alquiler para obtener mamuts. Es esta una de las razones que aduce Church para plantearse la meta a dos años, mucho más modesta, de sólo pretender obtener un embrión en el laboratorio y hacerlo crecer al máximo en un útero artificial. Así que al principio ni siquiera se conseguirá un elefante híbrido adulto.
Un útero artificial que permita en este caso el completo desarrollo del feto no se espera que esté disponible antes de 10 años.
Como Church no tiene intenciones de usar elefantes por esta razón ética, puede que nunca se consiga resucitar al mamut.
Para un proyecto así se necesitarían, además, muchos millones de dólares.
Quizás tampoco tengamos razones para resucitar al mamut. Aunque Church aduce que los mamuts podrían ser una alternativa a los elefantes asiáticos para así conservarlos en otras regiones. También afirma (un tanto confusamente) que los mamuts podrían ser útiles a la hora de combatir el calentamiento global por las alteraciones que introducirían en la tundra.
Algunos expertos sostienen que nunca se podrá conseguir un mamut 100% y otros que la de-extinción es un asunto un tanto escabroso. Es más fácil evitar la extinción de especies vivas que resucitar al mamut. Y el que sea posible esta de-extinción puede hacer que no se realicen los suficientes esfuerzos de conservación en otros casos. Total, ¿para qué hacer esfuerzos de conservación si se pueden resucitar especies más tarde?, se podría aducir.
Además, los mamuts eran animales sociables. Si resucitamos a uno, ¿qué haremos con él?, ¿lo pondremos en una manada de elefantes asiáticos en el trópico?
Las especies en peligro de extinción se cifran ya en 24.000 y todas son importantes para mantener el equilibrio de los ecosistemas.
Church replica que no se trata de un juego de suma cero y que el dinero ahorrado por la no resurrección de mamuts no iría a parar a la conservación de otras especies.
Otros aducen que incluso la de-extinción podría recaudar dinero que serviría para ese fin y para otros loables.
Este tipo de técnicas podrían emplearse para restaurar la diversidad genética en poblaciones de animales muy escasas. También se les puede hacer más tolerantes a la polución, a las infecciones, a las sequías o al cambio climático.
Entusiastas como Stewart Brand sostienen que el ser humano tiene la obligación moral de de-extinguir especies debido a nuestra deuda ecológica que ha provocado, precisamente, la extinción de muchas especies. Sería una labor de restauración.
Pero resucitar una especie es algo más que resucitar un par de ejemplares. Se necesitarían cientos para tener una población cuya variabilidad genética la hiciera viable en el tiempo.
Otros, como George Monbiot, temen que la de-extinción de mamuts simplemente proporcionaría espectáculo y no habría los beneficios ecológicos prometidos.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5340

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.