jueves, 25 de mayo de 2017

La cadena trófica oceánica colapsará

La cadena trófica oceánica colapsará antes de finales de siglo debido a nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.

Foto
El cambio climático sigue adelante mientras que la gente dice pensar qué hacer con este y otros problemas ambientales.
Un estudio de investigadores de University of Adelaide muestra que la cadena trófica marina colapsará debido al cambio climático, lo que repercutirá en el suministro de comida al ser humano y sobre la biodiversidad marina.
Todos sabemos lo mala que es la acidificación del agua marina para el coral y otros organismos de los océanos terrestres. Pero también es verdad que ese dióxido de carbono extra podría aumentar la productividad a través de la fotosíntesis de los productores primarios fotosintéticos. Sin embargo, esto no ocurrirá porque el calentamiento del agua marina cancelará este efecto debido a que el estrés inducido sobre la vida animal evitará el crecimiento y desarrollo de numerosas especies. Por tanto, la cadena trófica colapsará. Al menos así se sostiene en este nuevo estudio.
Lo malo es que los humanos dependen en gran medida de los servicios que proporciona los océanos, incluida la comida que tomamos y la industria asociada a la misma, como bien recuerda Ivan Nagelkerken (University of Adelaide).
Mucho de lo que se sabe sobre el impacto del calentamiento global en los océanos proviene de modelos simplificados que tienen en cuenta sólo un nivel de la cadena trófica. En este estudio se han tenido en cuenta tres niveles de esta cadena trófica y se han tomado datos reales directamente durante muchos meses para comprender mejor el impacto del cambio climático.
En este caso han usado algas que usan la luz del sol, pequeños invertebrados que se alimentan de ellas y peces que depredan estos invertebrados. Los experimentos los han realizados en grandes acuarios simulando las corrientes marinas, el oleaje y los distintos ambientes. Además, sometieron a estos sistemas a distintos niveles de acidificación y temperatura.
Aunque el aumento de dióxido de carbono aumentaba la productividad, este beneficio se cancelaba por el aumento de temperatura. Los invertebrados eran menos eficientes a la hora de alimentarse y no eran capaces de asimilar la energía extra proporcionada por las plantas, por lo que esta energía extra no se propagaba por la cadena trófica. A la misma vez, los peces se tornaban más hambrientos con el aumento de temperatura y diezmaban la población de invertebrados, lo que provocaba, a su vez, la disminución de la población de peces al acabar con su comida.
Los investigadores alertan de que el estrés debido al cambio climático neutralizará cualquier subida en la productividad y romperá el frágil equilibrio entre depredadores y presas, con el consiguiente colapso.
“Las consecuencias para los ecosistemas marinos es probable que sean severas. Los océanos del futuro nos proporcionarán menos peces y moluscos para comer y menos animales en la cima de la cadena trófica, en particular sufriremos. Esperamos que este estudio proporcione una comprensión predictiva que es crítica para una administración efectiva de las reservas pesqueras”, dice Nagelkerken.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5497

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.