viernes, 21 de abril de 2017

Se acelera la destrucción de la Amazonía

En los últimos años está aumentado el área de la selva amazónica brasileña que es destruida.

Foto
Parecía que la situación en la cuenca amazónica estaba mejorando y que la destrucción de la misma estaba disminuyendo, pero en los últimos años ha empezado otra vez a empeorar.
Según se cuenta en Nature, la deforestación en la selva amazónica brasileña empezó a remontar en 2015 y desde entonces no ha parado. El dato levanta preocupación sobre que este país pierda una década de progreso en la protección de la selva.
Los análisis de datos de satélite hechos púbicos en pasado 29 de noviembre por parte del INPE (Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais) se São José dos Campos estiman que fueron clareados 7989 kilómetros cuadrados de selva (un área equivalente a la de Puerto Rico) entre agosto de 2015 y julio de 2016, lo que representa un 29% más que el año anterior y un 75% más que en 2012, cuando la deforestación alcanzó el mínimo de 4571 km cuadrados.
En la siguiente gráfica se puede ver la evolución temporal de la superficie clareada en miles de km cuadrados:
Foto
Según Daniel Nepstad (Earth Innovation Institute, San Francisco), la actual tendencia muestra la sensación de impunidad de los agricultores y granjeros y, a la vez, la sensación de traición que sienten al no recibir las ayudas prometidas para el desarrollo sostenible prometidas por el gobierno.
La deforestación en Brasil empezó a disminuir a partir de 2005 gracias a los esfuerzos gubernamentales para parar la deforestación producida por la industria de la soja y la ganadería vacuna. Pero esta política se relajó en 2012 cuando muchos políticos presionaron para que así fuera y se permitiera el ‘desarrollo’ a lo largo de la cuenca amazónica.
Mientras tanto el país ha sufrido una recesión económica y varios escándalos de corrupción. Según Paulo Barreto del Imazon (Instituto do Homem e Meio Ambiente da Amazônia), esto ha desviado tanto la atención como los fondos de los esfuerzos para la protección del medio.
Según este activista, el precio de la carne de ternera ha subido según subía el área clareada, lo que es una señal de que grandes agentes económicos están invirtiendo en deforestación ilegal. Espera que, con un gobierno tan débil, la industria de la carne de vacuno tome el relevo y refuerce la prevención de venta de ganado procedente de áreas recientemente clareadas. Según Barreto esto sería en su propio interés debido a la imagen pública de esta industria tanto en Brasil como en el exterior.
Aunque, quizás, lo ideal es que los que vivamos fuera de este país consumamos carne de ternera propia (mejor poca) y no consumamos aceite de soja y derivados.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5202

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.