martes, 25 de octubre de 2016

LA SHENZHOU 11 Y LA TIANGONG 2 VISTAS DESDE EL ESPACIO

Los astronautas chinos Jing Haipeng y Chen Dong siguen trabajando a destajo a bordo de la pequeña estación espacial Tiangong 2. Lo último que hemos podido ver es el propio complejo orbital formado por la Shenzhou 11 y la Tiangong 2 desde el espacio. Puesto que los astronautas no han realizado ningún paseo espacial, ¿cómo ha sido posible ver las naves desde el exterior? Pues con ayuda de un microsatélite denominado Banxing 2 (BX-2 o 伴星二号). El satélite fue desplegado el 22 de octubre de 2016 a las 23:31 UTC y mientras se alejaba del complejo nos ha ofrecido estas vistas:
La Shenzhou 11 (abajo) y la Tiangong 2 en órbita vistas desde el satélite Banxing 2 (chinaspaceflight.com).
Este pequeño satélite de 40 kg ha sido construido por SAST (Shanghai Academy of Space Technology) y se caracteriza por poseer un sistema de propulsión a base de amoniaco. Las imágenes han sido obtenidas por las cámaras ojo de pez del satélite, aunque el BX-2 también cuenta con una cámara de alta resolución de 25 megapíxels. En principio está previsto que el satélite se aleje ahora a una distancia de 500 kilómetros del complejo y se volverá a aproximar al mismo a finales de octubre, momento en el cual lo fotografiará en alta resolución.
Momento de la separación del satélite BX-2 (chinaspaceflight.com).
Secuencia de la separación:


El BX-2 en la Tiangong 2 antes del lanzamiento (chinaspaceflight.com).


Satélite BX-2 (chinaspaceflight.com).
 astronauts film the release of Banxing-2 companion microsat from  
https://  
Desde su lanzamiento el 17 de octubre y su acoplamiento con la Tiangong dos días más tarde la pareja de astronautas ha realizado todo tipo de experimentos. Durante el primer día tras el acoplamiento Jing y Chen estuvieron tan atareados que ni siquiera cenaron. De acuerdo con Jing Haipeng, la Tiangong 2 es mucho más cómoda que su predecesora, la Tiangong 1. Principalmente gracias a la introducción de nuevos materiales y colores para las paredes, así como el uso de un nuevo sistema para comunicarse con el control de tierra mediante vídeo (permitiendo videoconferencias con familiares). Los dos han dedicado sus esfuerzos a realizar experimentos de 14 ámbitos científicos distintos. Entre ellos hay experimentos destinados a estudiar el crecimiento de plantas —como por ejemplo lechuga y arroz— en microgravedad u otro con seis gusanos de seda.


Los astronautas ven las noticias a bordo de la Tiangong 2.
Jing y Chen van a pasar un mes en el espacio, un periodo de tiempo que puede parecer irrisorio comparado con el récord de permanencia de Valeri Polyakov en la Mir —14 meses— o la duración media de una expedición a la estación espacial internacional (ISS), que varía entre cuatro y seis meses. No obstante, pongamos las cosas en perspectiva, porque no debemos olvidar que durante los treinta años que estuvo en servicio el transbordador espacial la misión que más tiempo estuvo en órbita fue la STS-80 Columbia, que estuvo 17 días y 15 horas en el espacio. Y es que a pesar de lo rutinario que pueda parecer, un mes en órbita tiene efectos importantes sobre el organismo. Para estudiarlos y prevenir los inconvenientes los dos astronautas han empleado de forma rutinaria un sistema de ecocardiografía para investigar su sistema cardiovascular. También han empleado una cinta para hacer ejercicio y prevenir la atrofia muscular. Eso sí, un poco más rudimentaria que la empleada en la ISS.


El 20 de octubre (22:21 hora de Pekín) el complejo orbital realizó una maniobra para reducir la altura de la órbita usando el sistema de propulsión de la Tiangong 2 y hoy el comandante Jing Haipeng ha celebrado su 50 cumpleaños en el espacio.
Maniobra de cambio de altura de la órbita por la Tiangong 2 (Xinhua).

En cuanto al satélite BX-2, es llamativo que algo así no se haya realizado previamente en la ISS. Y, efectivamente, se ha intentado a través de varias iniciativas, como por ejemplo con el programa SPHERES, pero ninguna de ellas ha cuajado por distintos motivos, principalmente por seguridad (es mucho más complejo y delicado volar en formación con la enorme ISS que con el pequeño complejo Shenzhou 11-Tiangong 2).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.