sábado, 29 de octubre de 2016

Contaminación e hipertensión

Encuentran una relación entre la exposición al ruido y la polución del aire y el riesgo de hipertensión.

Foto
La vida en las grandes ciudades implica la exposición a grandes niveles de contaminación atmosférica y acústica. Esto puede tener grandes implicaciones para la salud de sus habitantes.
Un estudio reciente ha conseguido medir los efectos sobre la presión arterial de la exposición a largo plazo a la polución del aire y al ruido de tráfico sobre una muestra de 41000 personas en 5 países en la transcurso de 5 a 9 años.
Según los resultados una proporción significativa de las personas expuestas desarrollaba hipertensión respecto a la gente de la misma edad que no vivía en áreas contaminadas. Un efecto similar se encontró en el sobrepeso cuando midieron el índice de masa corporal. La presión arterial alta es el factor de riesgo más importante de enfermedad prematura y muerte.
Los investigadores consiguieron además medir por separado los efectos de la polución del aire y del ruido del tráfico, pese a que ambos suelen estar ligados. El efecto sobre la presión arterial de la polución atmosférica seguía estando allí incluso cuando fue eliminado el efecto del ruido.
El estudio fue realizado en Noruega, Suecia, Dinamarca, Alemania y España gracias al proyecto europeo ESCAPE (European Study of Cohorts for Air Pollution Effects). Ninguno de los participantes en el estudio padecía de hipertensión antes de participar en él. A lo largo de los años algunos (un 15%) desarrollaron esta enfermedad y terminaron tomando medicamentos contra ello.
Además, los investigadores midieron la contaminación atmosférica en forma de partículas de distinto tamaño en 20 localizaciones de las áreas estudiadas, así como óxidos de nitrógeno en 40 localizaciones. La exposición al ruido fue modelada según una directiva de la UE.
Descubrieron que por cada cinco microgramos por metro cúbico de partículas menores o iguales a 2,5 micras el riesgo de hipertensión aumentaba en un 22% en las personas expuestas respecto a las no expuestas.
La exposición al ruido del tráfico por encima de los 50 decibelios promedios nocturnos incrementaba el riesgo de hipertensión en un sexto comparados con aquellos que estaban expuestos a 40 decibelios en las mismas condiciones (por la noche).
Es interesante destacar que gran parte del ruido y de la contaminación ambiental procede de la misma fuente: el tráfico. Así que el control del tráfico viario podría reducir el riesgo de hipertensión de las dos maneras, pero hay que tener en cuenta que las medidas preventivas del ruido y la polución en los automóviles son diferentes.
Según Barbara Hoffmann (Universidad Heinrich-Heine-University en Düsseldorf), uno de los aspectos más importantes es que hay europeos viviendo por debajo de los actuales estándares de la Unión Europa en relación a este tipo de contaminación. Esto quiere decir, según esta investigadora, que la actual legislación europea no protege a la población de forma adecuada.
“Dada la presencia ubicua de la contaminación del aire y su importancia respecto a la hipertensión como uno de los factores de riesgo más importantes de enfermedades cardiovasculares, estos resultados tienen unas consecuencias importantes para la salud pública y reclaman unas regulaciones de la calidad del aire más estrictas”, añade.
Un aspecto a destacar del estudio, es que la exposición a la contaminación del aire fue mayor en Alemania y España que en los países escandinavos, mientras que la exposición al ruido fue mayor en Suecia y España.
Todavía nos se sabe seguro cuáles pueden ser los mecanismos biológicos por los cuales se produce esta consecuencia sobre la hipertensión. Se especula que puede deberse a la inflamación sistémica del corazón y vasos sanguíneos, el estrés oxidativo o el desequilibrio en el correcto funcionamiento del sistema nervioso.
Hay otros efectos perjudiciales para la salud de la exposición a este tipo de contaminaciones, pero en este estudio sólo se ha analizado su efecto sobre la hipertensión.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5128

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.