El 25 de octubre de 2006, la NASA lanzaba la misión STEREO (Solar TErrestrial RElations Observatory) desde Cabo Cañaveral (Florida, Estados Unidos). Durante sus diez años de trabajo, estos dos satélites de observación han captado imágenes inimaginables del Sol, ofreciendo una visión detallada sobre las tormentas solares, el paso de la Luna por delante de nuestro astro y erupciones en su superficie.
Los instrumentos de STEREO, diseñados y monitorizados por la NASA y la Universidad Johns Hopkins de EEUU, han permitido, por ejemplo, estudiar las eyecciones de masa coronal (CME, por sus siglas en inglés), que consisten en ondas de radiación y viento solar que pueden poner en peligro los sistemas eléctricos terrestres. Asimismo, la misión también se ha encargado de observar fenómenos tan conocidos como el paso del cometa ISON por el perihelio solar y de otros cuerpos rocosos.

Tormentas solares

Esta fotografía fue tomada por STEREO en 2015, después de que el instrumento estuviera en reposo durante unos meses. El observatorio captó la imagen a una longitud de onda de 171 angstroms, lo que hace que aparezca coloreada de una tonalidad azul.

Viento solar

Durante la década de los cincuenta, la comunidad científica describió la existencia de un flujo constante de partículas cargadas procedentes de nuestro astro, conocido como viento solar. Al momento de aproximarse a la Tierra, el flujo se vuelve turbulento; sin embargo, cerca del Sol se asemeja a los rayos que cualquier niño dibujaría sobre la estrella. STEREO ha permitido observar de cerca este fenómeno:
sol

Primera imagen tridimensional

Un año después de su lanzamiento, STEREO tomó la primera fotografía tridimensional del Sol. Los científicos pudieron así contemplar las estructuras de la atmósfera solar, lo que les ayudó a comprender un poco mejor la física de los fenómenos que allí suceden y realizar pronósticos más acertados de la metereología en nuestra estrella.

El polo sur de nuestro astro

La misión de la NASA, que justamente hoy cumple una década, también estudió en detalle regiones específicas del Sol. En este caso, se muestra el polo sur de nuestro astro, y en la zona derecha se observa una erupción solar saliendo de su superficie.

El paseo de la Luna

El tránsito lunar por delante del Sol, que se produjo en febrero de 2007, no pudo verse desde la Tierra. Sin embargo, el paseo de nuestro satélite sí pudo observarse gracias a la misión STEREO. La fotografía muestra a la Luna 4,4 veces más pequeña de lo que solemos observarla habitualmente.

Los límites del Sol

Parecen dos discos de música, pero no. En esta fotografía captada por el observatorio de la NASA, los científicos pudieron delimitar la extensión de la corona, también conocida como la atmósfera solar. Sus límites se sitúan a 8 millones de kilómetros más allá de la propia superficie de nuestro astro.

El sobrevuelo de ISON

El paso del cometa ISON por el perihelio solar, el punto más cercano al Sol, despertó numerosos interrogantes. El más importante, ¿sería capaz de sobrevivir después de este viaje? En la fotografía se ven algunos de los últimos instantes que pudo monitorizar el observatorio de la NASA sobre el trayecto de este cuerpo rocoso.

Llamaradas ultrarrápidas

En ocasiones, el Sol sufre eyecciones de su masa coronal tan veloces que producen vértigo. En esta ocasión, STEREO fotografió unas llamaradas ultrarrápidas, expulsadas de nuestro astro a casi 3.000 kilómetros por segundo. Estos auténticos "fogonazos" pueden poner en peligro, por ejemplo, los circuitos eléctricos en la Tierra si son demasiado potentes.

La (casi) desaparición de Lovejoy

Además de una serie británica, Lovejoy es el apellido de un astrónomo aficionado que, a lo largo de su vida, ha descubierto varios cometas. En esta ocasión, uno de los cuerpos rocosos se aproximaba al Sol, por lo que las altas temperaturas hacían que se fuera volatilizando poco a poco la cola del cometa. La imagen fue tomada en 2011.

Explosiones que expulsan neutrones

Las diferentes partículas procedentes del Sol, ya sean electrones, neutrones, fotones o rayos gamma, entre otros, pueden ofrecer información muy detallada acerca de la estrella. El observatorio de la NASA captó esta imagen en 2011, donde se aprecian sendas explosiones en la parte inferior derecha. Estos fenómenos tuvieron como resultado la expulsión de neutrones al espacio exterior.
Además de fotografías tan espectaculares como estas, STEREO nos ha permitido captar imágenes estereoscópicas del Sol. Es decir, gracias a los satélites hemos podido ver a nuestro astro desde una perspectiva tridimensional, e incluso se han podido observar regiones no visibles desde la Tierra.
Así, es posible monitorizar la actividad solar e inferir y evaluar fenómenos sorprendentes y peligrosos como las tormentas solares, las eyecciones de masa coronal o las explosiones. Los resultados ayudan a los científicos a prepararse por si algunos de estos eventos que ocurren en el Sol afectaran a la Tierra en el futuro. Todo gracias a un observatorio que se lanzó para que trabajase durante dos años, y que ya lleva una década en el espacio.
FUENTE

10 fotografías del Sol impensables hace una década