domingo, 25 de septiembre de 2016

IDENTIFICADA LA POSIBLE CAUSA DE LA EXPLOSION DEL FALCON 9

El 1 de septiembre de 2016 el Falcon 9 v1.2 F9-029 de la empresa SpaceX explotaba de forma repentina en la rampa de lanzamiento SLC-40 de Cabo Cañaveral (Florida). El incidente supuso la pérdida del satélite de comunicaciones israelí AMOS-6 y, por encima de todo, un fuerte revés a los planes de la empresa de Elon Musk al producirse apenas un año después de otro fallo catastrófico con un Falcon 9. Desde entonces SpaceX ha intentado averiguar las causas del accidente, aunque le está resultando mucho más difícil de lo esperado.
asasadsd
La explosión del Falcon 9 en la rampa (SpaceX).
En un comunicado del 23 de septiembre SpaceX asegura que ya ha identificado el posible motivo del desastre: todo apunta a que la explosión se produjo por la rotura del sistema de helio de la segunda etapa, situado dentro del tanque de oxígeno líquido. Este sistema es el encargado de presurizar los tanques de la segunda etapa —tras pasar por el motor Merlin para elevar su temperatura— y permitir así el flujo de propergoles hacia el motor (de esta forma no se necesitan turbobombas). Hasta ahora las sospechas se centraban en los sistemas de tierra, más concretamente, la interfaz móvil de las conducciones de combustible con el lanzador. Pero si el fallo fue debido a una ruptura del sistema de helio de la segunda etapa está claro que se trata de un problema intrínseco del vector y, por tanto, más grave.
ass
Falcon 9 v.12. En la segunda etapa se aprecia el tanque de oxígeno líquido (LOX) donde se produjo la explosión (SpaceX).
Recordemos que la explosión se produjo dos días antes de la fecha prevista para el lanzamiento y unos ocho minutos antes de que tuviese lugar una prueba de encendido de los nueve motores Merlin de la primera etapa. Esta prueba sirve para verificar que los nueve motores funcionan correctamente, especialmente de cara a la reutilización de la primera etapa. El accidente fue extremadamente rápido: entre los primeros indicios de que algo iba mal y la pérdida de señal solo transcurrieron 93 milisegundos. Desde los años 50 no se había visto explotar un cohete en la rampa de lanzamiento en Cabo Cañaveral. Ahora lo que queda por saber es por qué explotó el tanque o las líneas de conducción del helio de la segunda etapa.
Pese a que el anterior accidente del Falcon 9 también se produjo en el sistema de presurización de la segunda etapa, SpaceX asegura que ambos no están relacionados, algo que llama poderosamente la atención (es raro que una segunda etapa explote sin que sus motores estén en ignición, pero más aún que lo haga dos veces). El accidente en la misión CRS-7 de 2015 se debió a un fallo en los soportes de uno de los tanques de helio de la segunda fase. El tanque se soltó durante el lanzamiento y, tras romperse, el helio se expandió dentro del tanque de oxígeno, causando su ruptura catastrófica y la pérdida del vehículo. Sin embargo, en esta ocasión el tanque no se desprendió, pero algo provocó que reventase. A la espera de saber la causa precisa del último fallo, no hace falta ser Sherlock Holmes para concluir que algo no anda muy bien en el sistema de helio de la segunda etapa del Falcon 9. La NASA —el principal cliente de SpaceX— está muy preocupada con estos fallos: no olvidemos que el Falcon 9 lanza las naves de carga Dragon rumbo a la estación espacial internacional (ISS) y en el futuro pondrá en órbita las naves tripuladas Dragon V2. Aunque la agencia espacial tiene alternativas para ambos vehículos, obviamente lo último que quiere ver es la explosión, en la rampa o en el aire, de un cohete con astronautas a bordo, incluso si logran salvar la vida gracias al sistema de escape.
En cuanto a la rampa SLC-40, SpaceX ha declarado que tanto el edificio de montaje adyacente y las instalaciones de oxígeno líquido no se vieron afectadas por la explosión. No así las instalaciones del queroseno y los sistemas de control de la rampa, aunque la empresa no ha detallado el nivel de daños de estas infraestructuras. Sea como sea los desperfectos no deben ser poca cosa porque SpaceX ha comunicado que la rampa probablemente no estará lista hasta primavera. Mientras tanto, y a partir del próximo noviembre, SpaceX lanzará los Falcon 9 desde la mítica rampa 39A del Centro Espacial Kennedy. La primera misión de un Falcon 9 que despegue desde la antigua rampa de los transbordadores y el Saturno V llevará la nave de carga CRS-10 con víveres para la ISS.
Captura de pantalla 2014-07-15 a la(s) 23.56.29
Plano de la rampa SLC-40 de Cabo Cañaveral (SpaceX).
El accidente del Falcon 9 ha creado una enorme convulsión en la industria espacial. La competencia ha olido sangre y ha aprovechado para lanzarse al cuello de SpaceX. El Falcon 9 ya no es uno de los lanzadores más fiables y, como resultado, en pocas semanas han aparecido rivales como las nuevas versiones del Protón —competencia directa del Falcon 9— o el proyecto New Glenn de Blue Origin —rival del Falcon Heavy—. Obviamente, este accidente no habría tenido la misma repercusión mediática de no haberse tratado de SpaceX. La compañía de Musk ha atraído toda la atención posible gracias a la reutilización de las primeras etapas, la nave tripulada Dragon V2, el lanzador Falcon Heavy o los planes de misiones tripuladas a Marte (nave ITS y cohete BFR). Y el Falcon 9 es la clave para hacer realidad estos proyectos.

Referencias:
  • http://www.spacex.com/news/2016/09/01/anomaly-updates
FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.