martes, 27 de septiembre de 2016

Hogares tóxicos

Un estudio pone de relieve los productos químicos, posiblemente perjudiciales, que hay en los hogares.

Foto
El aire y polvo de nuestros hogares porta todo una panoplia de productos químicos tóxicos.
Un estudio publicado recientemente reafirma lo que ya se sabía sobre el ambiente que respiramos en nuestras casas. Entre otras cosas señala que se pueden encontrar fenoles, retardantes del fuego o phthalatos en el polvo de nuestros hogares. Además, se encuentran a un nivel tan alto que los investigadores creen que es muy posible que las personas que allí viven inhalen o ingieran pequeñas cantidades de estas sustancias todos los días. Aunque todavía no se sabe si el nivel de exposición es suficiente como para provocar daños para la salud.
Según Ami Zota (George Washington University) estos productos provienen de la misma vivienda y se desprenden de ciertos objetos que hay dentro, como materiales de construcción, cables eléctricos, perfumes, etc.
Para entender mejor esta exposición Zota y sus colaboradores realizaron un estudio basado en 26 artículos publicados en revistas con revisión de pares, además de datos aún por publicar sobre contaminantes en hogares de 14 estados de los EEUU. Los datos provienen tanto de áreas urbanas como rurales e incluyen recintos como colegios y lugares de trabajo. El estudio se centra sólo en la exposición a estos compuestos y no en los posibles daños para la salud que puedan llevar asociados, lo que necesitaría de datos epidemiológicos sobre los habitantes de las viviendas.
Los 10 productos químicos más comunes se encontraban en un 90% de las muestras, lo que sugiere que estos provienen de objetos presentes en la mayoría de las viviendas.
El compuesto más común fue DEHP un phthalato usado en los plásticos flexibles, en cosméticos y en productos de aseo personal. En experimentos de laboratorio realizados con ratas se pudo comprobar que interfiere con el aparato reproductor masculino y está relacionado con el cáncer de hígado.
Cuando Zota y sus colaboradores calcularon cuánta cantidad de los diferentes compuestos ingerían lo niños en edad preescolar vieron que el primero era el retardante de fuego TCEP, compuesto que está relacionado con el cáncer y daños cerebrales según experimentos en ratones. Pero no se sabe aún si la exposición a este producto químico alcanza niveles peligrosos para los humanos.
Según Zota lo malo es que aún no se saben los efectos perjudiciales que puedan tener estos productos en una exposición a largo plazo. Tampoco se sabe si el posible efecto perjudicial para la salud es superior al estar combinados entre sí.
Mientras tanto siempre es una buena idea ventilar la casa todos los días, pues puede que la contaminación interior sea mayor que la exterior.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5063

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.