jueves, 4 de agosto de 2016

Solución al problema de la cooperación bajo darwinismo

Proponen un modelo que explicaría cómo la cooperación puede aparecer y mantenerse bajo las reglas darwinistas sin que los mutantes aprovechados la destruyan.
Foto
Hay un gran misterio acerca de la aparición y fomento de la cooperación. Se trata de saber cómo puede haber evolucionado si el individuo altruista que coopera no adquiere una ventaja competitiva con ello si a la vez hay aprovechados egoístas en el sistema. Así por ejemplo, nos sentimos bien al dar dinero a obras de caridad, pero esta pérdida de recursos nos perjudica individualmente frente a otros que no donan. Pese a todo, los humanos seguimos cooperando.
No somos la única especie que coopera. Tenemos, por ejemplo, el caso de los mohos mucilaginosos, pero también el de la levadura de la cerveza. En el caso de la levadura algunos de los “individuos” producen una enzima que rompe los azúcares del entorno, lo que proporciona alimento a todas las levaduras.
Pero producir esta enzima requiere del uso de recursos propios, como el gasto de energía necesario para sintetizarla. Energía que, por ejemplo, se podría usar para la reproducción. De este modo, la producción de la enzima parece una desventaja competitiva. Las levaduras mutantes aprovechadas que no sintetizan la enzima se podrán reproducir más y mejor gracias a las altruistas. Así que no es fácil explicar que el comportamiento altruista se pueda mantener evolutivamente en el tiempo, pues el darwinismo predice una selección de las levaduras mutantes aprovechadas, céclulas que terminarían formando toda la población final.
Se han dado diversas explicaciones a ese hecho desde distintas disciplinas. Los modelos matemáticos son algunos de los que se han usado para aclarar el misterio. Ahora, un grupo de investigadores de las universidades de Bath, Manchester y Princeton publica el último resultado de este tipo que, además, parece aclarar el asunto.
Al parecer, según este nuevo modelo, el altruismo y, por tanto, la cooperación son favorecidos por las fluctuaciones que, de manera natural, aparecen en la Naturaleza.
El problema de la cooperación es no sólo cómo puede aparecer el altruismo para que esta se dé, sino cómo se puede evitar la proliferación de aprovechados que quieran sacar ventaja del sistema y que no lo destruyan con su codicia.
En el modelo de estos investigadores hay individuos altruistas que cooperan, pero también aprovechados que conviven con ellos, que, sin entregar aportaciones, drenan los recursos existentes.
Según Tim Rogers (Universidad de Bath) la teoría dominante que trata de explicar este problema sostiene que los seres cooperativos actúan más favorablemente hacia los parientes (con los que están vinculados genéticamente) que hacia los extraños. Según decía J. S. Haldane es más probable que alguien salte a un río para salvar a dos hermanos que a ocho primos.
Sin embargo, según Rogers, esta explicación no sirve para seres simples como las levaduras cuyo caso hemos contado antes. Según este investigador la propuesta de su grupo es mejor a la hora de explicar este caso.
Según estos investigadores la clave está en que el tamaño total de la población que se puede tener depende de la proporción de cooperadores. A más cooperadores más alimentos para todo la población. Si, por un casual, hay un aumento aleatorio en el número de aprovechados, entonces no hay suficiente comida para todos y el tamaño de la población se reduce.
Por otro lado, un descenso en el número de aprovechados permitirá a la población crecer más en tamaño, lo que beneficiará desproporcionadamente a los cooperadores. De este modo, los cooperadores son favorecidos por la suerte y tienen más probabilidades de subsistir a largo plazo.
George Constable (de Princeton y ahora en la Universidad de Bath) propone una analogía. Supongamos que tenemos una moneda y la lanzamos. Si sale cara se ganan 20 euros y si sale cruz se pierden 10 euros. Las probabilidades de un caso u otro son las mismas (50%), pero el que salga cara nos hace ganar tanto que compensa las pérdidas de cuando sale cruz. A corto plazo podemos perder, pero si jugamos muchas veces, al final saldremos ganando.
De este modo, las fluctuaciones aleatorias en el número de aprovechados son explotadas por los cooperadores para beneficiarse a largo plazo a riesgo de perder algunas veces.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4992

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.