lunes, 30 de mayo de 2016

La psilocibina de los hongos mágicos parece curar la depresión

Un ensayo clínico con psilocibina tiene éxito a la hora de curar la depresión en pacientes crónicos en los que no había funcionado ninguna otra terapia.

Foto
En los años sesenta se puso de moda el uso recreativo de los alucinógenos, muchos de los cuales procedían del mundo natural y habían sido empleados por diversas culturas en sus ritos religiosos o de sanación.
Pero las autoridades decidieron no sólo prohibir su uso, sino detener cualquier tipo de empleo de estas sustancias, incluso en investigación biomédica. Los ensayos clínicos que se empezaron a hacer en esa época se detuvieron en seco. Durante décadas no se ha podido realizar ninguna investigación acerca del uso de estas sustancias para el tratamiento de enfermedades. Afortunadamente esto ya está cambiando.
Ahora se publica el resultado de un estudio según el cual la psilocibina, el alucinógeno presente en los hongos “mágicos” (en la foto), es efectiva en el tratamiento de la depresión en personas que no responden a otros tratamientos.
El grupo de investigadores de Imperial College London trató a 12 pacientes con esta sustancia. Todos ellos sufrían depresión de larga duración con un promedio de unos 18 años. Además, ninguno sentía alivio de su dolencia a través de la medicación habitual de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRSs) o de electrosohocks (sí, todavía se usa).
Al cabo de una semana de haber recibido una única dosis, todos los pacientes experimentaron una mejora en sus síntomas. Al cabo de tres meses cinco pacientes estaban en total remisión de su enfermedad. La remisión completa en el caso de tratamientos estándar con SSRIs es de sólo un 20%.
Según Robin Carhart-Harris es un resultado notable dado el contexto de los tratamientos actuales. Los autores del estudio sugieren que el tratamiento con psilocibina puede ser un buen último recurso para pacientes con depresión crónica. Los pacientes toleran este compuesto y además es seguro, según los autores.
No va a ser fácil comercializar esta y otras sustancias similares. La psilocibina está clasificada como una droga de clase A en EEUU y RU, lo que la coloca dentro del mismo grupo que la heroína o la cocaína.
El comité ético que concedió el permiso para este ensayo estaba preocupado acerca de que los voluntarios sufrieran brotes psicóticos o similares, así que exigieron un seguimiento de tres meses sobre estos pacientes. Se necesitaron 32 meses de burocracia desde que se recibió la primera aprobación hasta que se administró la primera dosis. Cada solicitud conllevó dos meses de demora. Este proceso llevó sólo seis meses en otros casos de ensayos con drogas ilegales similares como el LSD o la MDMA. Los investigadores se muestran frustrados por todo este proceso.
Hay estudios similares, como el realizado en el Heffter Research Institute (Santa Fe) en el que se testó la capacidad de aliviar la depresión de la psilocibina en pacientes de cáncer terminales.
Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es la causa principal de incapacitación en el mundo, pero es difícil encontrar terapias adecuadas contra ella. En esta tarea se están ya probado en ensayos clínicos la efectividad de sustancias alternativas como la ketamina o la ayahuasca, siendo los resultados prometedores.
En este caso de la psilocibina el resultado es particularmente interesante porque los efectos beneficiosos de la droga se consiguieron con una única dosis, a diferencia de otros tratamientos en los que se requiere estar tomando una medicación diariamente, a veces de modo permanente.
Es de esperar que ahora se aprueben nuevos ensayos a una escala mayor para evaluar mejor el uso de la psilocibina en el tratamiento de la depresión.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4941

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.