Un fragmento único de la época en la que se formó la Tierra regresa del frío
Ilustración del singular cometa rocoso C/2014 S3. Crédito: ESO/M. Kornmesser.
En septiembre de 1991, la humanidad se sorprendía ante el descubrimiento de Ötzi, bautizado luego como el hombre del hielo, en la cordillera de los Alpes. Sus restos permitían describir a la momia más antigua del mundo, conservada en buen estado gracias a las bajas temperaturas del Finialspitze, la cumbre a 3.600 metros en la que se encontraba. Lo mismo sucedió con las famosas momias de Llullaillaco, halladas a 6.800 metros de altitud en Argentina. Los cuerpos de los tres niños habían permanecido congelados durante siglos, lo que les daba apariencia de permanecer dormidos. El frío había conseguido lo que parecía imposible: conservar aquellos restos arqueológicos en perfecto estado.
El cometa descubierto se originó en el interior del sistema solar mientras este se formaba, lo que da pistas de aquella época del universo
La astronomía ha descubierto por fin a su primer "Ötzi", que nos permite volver la vista atrás hacia la época en la que se formó el sistema solar y el planeta Tierra. Las observaciones realizadas con el Very Large Telescope de ESO y el Telescopio Hawai-Canadá-Francia han conseguido detectar el cometa C/2014 S3 (PANSTARRS), cuyas características apuntan a que nació en el interior de nuestro sistema solar mientras éste se estaba formando.
La investigación, publicada en la revista Science Advances, ha difundido un cuerpo rocoso antiguo que pudo ser expulsado de nuestro sistema planetario hace miles de millones de años. Pero al igual que ocurrió con el hombre del hielo o las momias de Llullaillaco, este cometa se ha conservado intacto por las bajas temperaturas de la nube de Oort.
C/2014 S3 (PANSTARRS) es el primer objeto descubierto en una órbita cometaria de período largo que tiene las características de un asteroide prístino del sistema solar interno. Crédito: ESO/L. Calçada.
C/2014 S3 (PANSTARRS) es el primer objeto descubierto en una órbita cometaria de período largo que tiene las características de un asteroide prístino del sistema solar interno. Crédito: ESO/L. Calçada.
"Ya sabíamos de la existencia de muchos asteroides, pero todos han sido “cocinados” por el calor y la cercanía del Sol durante miles de millones de años. Este es el primer asteroide “en crudo” que hemos podido observar: se ha conservado en el mejor congelador que hay", afirma Karen Meech, líder del equipo de científicos que ha desarrollado este trabajo. El cuerpo rocoso, bautizado como Manx por no presentar la característica cola -al igual que los gatos de esta especie-, ha sido descrito como un "débil cometa activo" que se situaba a una distancia de algo más de dos veces el espacio que separa al Sol de la Tierra.
Características como su largo período de órbita, que se sitúa en 860 años, sugieren que este cometa procede de la nube de Oort. Sin embargo, su composición ha llevado a los investigadores a afirmar que este fragmento rocoso es realmente antiguo, pero que tras ser expulsado del interior del sistema solar, se ha conservado en el "congelador" de la nube de Oort. De acuerdo a las conclusiones presentadas, el cometa Manx o C/2014 S3 es el primer objeto hallado procedente de la época en la que se formó el sistema solar y el planeta Tierra. Por ello su hallazgo puede darnos más pistas acerca de lo que ocurrió en el universo hace miles de millones de años
FUENTE

C/2014 S3, el cometa primigenio que regresó del frío