jueves, 24 de marzo de 2016

Explican parte del fondo cósmico infrarrojo

Gracias al observatorio ALMA logran explicar el 60 por ciento de la emisión infrarroja que ilumina todo el cielo.

Foto
De noche el cielo no es negro del todo, al menos si consideramos distintas gamas del espectro electromagnético y somos capaces de medir señales débiles.
De este modo tenemos el fondo cósmico de microondas que proviene del Big Bang. También tenemos el fondo cósmico óptico, que proviene de la luz visible de las estrellas. Finalmente tenemos el fondo cósmico infrarrojo (FCI), cuyo origen no conocemos en su totalidad. Gracias al observatorio ALMA se está empezando a desvelar el origen del FCI.
ALMA es un sistema de radiotelescopios de gran resolución y sensibilidad que trabaja en la gama milimétrica y submilimétrica del espectro electromagnético. Esta parte del espectro se puede comparar con la información en la gama infrarroja y visible recogida por el telescopio espacial Hubble y por el telescopio Subaru. Seiji Fujimoto y Masami Ouchi (Universidad de Tokio) han podido determinar gracias a este sistema el origen del 60% del FCI.
Para realizar este estudio estos dos investigadores estuvieron analizando la base de datos que ha proporcionado ALMA en los 900 días que ha estado funcionando hasta ahora. También analizaron las lentes gravitatorias que pudieran amplificar la luz de objetos muy débiles.
Al final descubrieron 133 objetos con contrapartida óptica o infrarroja, algunos de ellos cinco veces más débiles que ningún otro objeto antes observado.
Al parecer, esa radiación infrarroja proviene de galaxias muy débiles. Las estrellas de estas galaxias emiten luz y esta absorbida por el polvo y gas de la galaxia y luego reemitida en forma de radiación infrarroja. Y la radiación infrarroja puede ser transformada de modo similar a la gama milimétrica que puede detectar ALMA.
El 40% restante no se sabe de dónde puede provenir y correspondería a objetos de naturaleza desconocida que no tienen contrapartida en la gama visible e infrarroja.
Sin embargo, estos investigadores creen que toda la emisión del FCI podría provenir de galaxias ocultas por el polvo. O bien serían galaxias aún más débiles o pequeñas, lo que entraría en contracción con lo asumido sobre galaxias, pues se cree que las galaxias pequeñas no pueden tener grandes cantidades de polvo.
Estos dos investigadores pretenden seguir desenmascarando objetos inesperados en el universo distante para justificar la parte de la emisión que falta por explicar.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4895

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.