sábado, 12 de marzo de 2016

Cota inferior para el Big Rip

El Big Rip que destruiría el Universo en su conjunto se daría, como pronto, en 2800 millones de años a partir de ahora.
Foto
Parece que todo tiene un fin. Nosotros, como humanos, también desapareceremos. Ya desapareceremos uno a uno cuando nos muramos y los átomos que nos permitieron pensar, sentir y gozar de la vida sean dispersados y no conserven memoria de lo que fuimos.
La civilización humana también desaparecerá, posiblemente víctima de su propia estulticia, y nuestra especie será extinta. Llegará un día en el que la Tierra no pueda mantener la vida y que esta desaparezca, una vez que los ecosistemas estén entre la espada y la pared de un Sol cada vez más fuerte y un dióxido de carbono cada vez más escaso. Se calcula que esto sucederá en unos 1000 millones de años.
Después ni si quiera este planeta sobrevivirá cuando el Sol se transforme en gigante roja en unos 5000 millones de años. Luego el Sol será una enana blanca y finalmente se apagará.
Pero, posiblemente, ni siquiera el Universo sea para siempre. Su destino final dependerá de cómo de deprisa se siga expandiendo.
Un cálculo reciente nos dice que al menos podemos contar con unos pocos miles de millones de años más.
Como ya todos sabemos el Universo se está expandiendo y desde finales del siglo pasado sabemos que lo hace cada vez más deprisa. Esto es debido a la energía oscura, una especie de presión que tiende a expandir el universo de forma acelerada.
Esto hará que el Universo olvide su propio pasado, borre las pruebas del Big Bang y se disuelva cada vez más en la nada. A nivel local pueden producirse acumulaciones de materia que formen una gran galaxia elíptica a partir de galaxias vecinas. El resto será espacio vacío, pues el resto de estas galaxias elípticas (el resto de los posibles observadores) estarán más allá del horizonte observacional al tener velocidades de recesión mayores a la velocidad de la luz.
Pero todo depende de la naturaleza de la energía oscura y puede que al final la expansión se acelere tanto que rompa las estrellas, planetas y los átomos que queden. Incluso el propio espacio podría romperse y el Cosmos dejaría totalmente de existir. Sería el Big Rip.
No sabemos realmente si se producirá un Big Rip, pero si se da tal cosa al menos no sucederá hasta dentro de muchos millones de años, según Diego Sáez-Gómez (Universidad de Lisboa) y sus colaboradores.
Partieron de los datos que se poseen sobre galaxias, supernovas, densidad de materia y las oscilaciones bariónicas para calcular bien el efecto de la energía oscura han conseguido establecer una cota inferior para Big Rip.
Según sus cálculos el Big Rip más cercano posible sería al cabo de 1,2 veces la edad actual del Universo, lo que viene ser que el fin del Universo se daría dentro de 2800 millones de años solamente. La cota superior sería infinito y nunca se produciría un Big Rip, pero se produciría en este caso un escenario de muerte térmica en el que todas las estrellas se habrían apagado y los agujeros negro evaporado.
Tal tamaño de barra de error en este cálculo viene de la falta de comprensión de la Física implicada, desde la ignorancia que tenemos sobre la exacta naturaleza de la energía oscura y la ausencia de una teoría cuántica de la gravedad.
No deja de ser paradójico que el Universo pudiera terminar antes de que nuestro Sol se volviera gigante roja, pero cae dentro de lo posible.
De todos modos, esta cota inferior es muy conservadora y los expertos del campo opinan que posiblemente el Big Rip está más alejado en el tiempo, incluido Robert Caldwell (Dartmouth College), uno de los que propusieron la hipótesis del Big Rip en su día.
Por tanto, nos podemos conformar en pensar que, aunque nos muramos pronto (desde el punto de vista cosmológico), al Universo en su conjunto le queda cuerda para rato, o no.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4883

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.