domingo, 24 de enero de 2016

Un cielo repleto de planetas.

Alineación tal y como se verá la mañana del 24 de enero. La distancia entre planetas está en grados

Durante algunos días atrás hemos podido leer en numerosos medios la noticia de que cinco planetas estarán alineados juntos en el cielo y visibles al amanecer sin más instrumentos que nuestros propios ojos. Aunque la noticia, en sentido estricto, es real, lo cierto es que los planetas estarán muy separados a lo largo de un espacio equivalente al 60 por ciento del cielo visible y además necesitaremos disponer de un horizonte muy limpio si queremos observar dicha alineación en toda su extensión. La alineación, por otra parte, es aparente, es decir, los planetas adoptan dicha configuración por una mera situación de perspectiva visual en el cielo de la Tierra, estando sus posiciones referidas al Sol muy diferentes de una recta. El espectáculo, además, no tendrá su "punto álgido" el día 25 de enero, como suele encontrarse en algunos medios, los planetas tendrán una configuración similar durante prácticamente todos los amaneceres de lo que queda de enero y del mes de febrero. Pero aún hay más, en la primera semana de febrero los planetas tendrán una visitante muy especial: la Luna.

ASPECTOS GENERALES

Posiciones de los planetas con respecto al Sol el día 24 de enero

Durante los amaneceres de lo que queda del mes de enero y prácticamente todo el mes de febrero, podremos observar en el horizonte Sur y Este, por orden de altura sobre el horizonte, a Júpiter, Marte, Saturno, Venus y Mercurio situados a lo largo de una línea imaginaria de casi 112 grados de extensión, unas tres quintas partes del cielo visible. El más brillante de todos los planetas será Venus y el más débil Marte, si bien el más escurridizo será Mercurio quien sólo alcanzará cinco grados de altura máxima sobre el horizonte este por lo que se verá con muchas dificultades y necesitaremos de un horizonte muy limpio para observarlo.


A continuación se expone la magnitud de los planetas en los próximos días y la altura sobre el horizonte que alcanzarán. Es necesario insistir en que no se necesitará ningún instrumento para observar los planetas pero necesitamos estar situados en un horizonte LIMPIO y AMPLIO, de lo contrario podremos dejar de observar al esquivo Mercurio e incluso al brillante planeta Venus. Desde las ciudades la condición exigida para el horizonte puede no llegar a cumplirse por lo que si queremos disfrutar en todo su esplendor de esta alineación, deberíamos alejarnos un poco de ellas. Tanto las tablas como los gráficos están referidos al amanecer del horizonte Sur y Este a las 7h20-7h30 de la mañana horario peninsular español, es decir a las 6h20-7h30 Tiempo Universal. 

Para aquellos que quieran conocer más sobre el brillo de los planetas y las estrellas pueden consultar la entrada del blog "Midiendo el brillo de las estrellas" editada ya hace algún tiempo al igual que esta otra,"Midiendo ángulos en el cielo" centrada en las distancias angulares en el firmamento y como medirlas aproximadamente.


¿QUÉ PODEMOS OBSERVAR?

¿Qué podemos ver en los planetas? A simple vista podremos disfrutar de un maravilloso espectáculo entre los planetas y, para aquel que no los conozca, puede aprender a distinguirlos. Venus es el más brillante, Júpiter con un color blanquecino figura en segundo lugar en orden de brillo; el más bajo sobre el horizonte será Mercurio (rara vez gana mucha altura); Saturno brilla un poco más débil con un característico color ocre y por último Marte, el planeta rojo que no pasará desapercibido para nuestros ojos.

Si usamos unos prismáticos medianos o un pequeño telescopio, podremos observar la fase de Venus, los satélites de Júpiter o el aspecto "ovoide" de Saturno provocado por sus anillos y su luna Titán. Mercurio y Marte no pueden ofrecernos detalles con instrumental medianamente básico.


FOTOGRAFÍA

El brillo de los planetas no supondrá ninguna dificultad para que la alineación pueda fotografiarse. Una exposición de varios segundos de una cámara situada sobre un trípode, será más que suficiente. El problema estará en que, al abarcar la alineación planetaria tanta extensión del cielo, necesitaremos un objetivo con la menor distancia focal posible. Un objetivo de 18 mm (como el de la figura) no creo que vaya a abarcar toda la alineación en sí, pues no supera los 100º de campo angular. Necesitaríamos un gran angular o lo que se conoce como "ojo de pez" para captar la imagen entera sobre un fondo completo de paisaje.

Si no se dispone de grandes angulares, otra modalidad es usar las posibilidades que dan muchas cámaras de obtener fotos llamadas panorámicas, donde suman las fotos automáticamente. Cualquier fotografía que podamos hacer de esta alineación nos supondrá un buen recuerdo y nos servirá de aliciente para futuras alineaciones o conjunciones planetarias.

De cualquier forma, mi consejo es dejarse llevar por el espectáculo y emplear la imaginación. A mi personalmente me gusta esperar a las primeras luces del día para que den un toque de color a la escena. Si es desde el campo o la montaña mejor aún, y si es desde la ciudad procuremos encuadrar en la escena algún monumento o detalle característico. De cualquier forma las imágenes que vaya obteniendo las iré subiendo al blog y a las redes sociales.


MOMENTOS INTERESANTES DE LA ALINEACIÓN PLANETARIA

En el encabezado del artículo hemos visto que las distancias entre las planetas no serán precisamente cortas. Referido al amanecer del 24 de enero, Júpiter estará separado de Marte nada menos que 48º, es decir una distancia equivalente a 96 Lunas llenas colocadas una detrás de otra. La distancia entre Marte y Saturno será de 32º y del planeta de los anillos a Venus serán 17º los que le separen. Finalmente, Venus y Mercurio estarán separados por una distancia inferior a 14º. A medida que avancen los días, el planeta Venus irá distanciándose de Saturno y acercándose a Mercurio hasta llegar al día 6 de febrero que formará un bonito triángulo junto a la Luna menguante y Mercurio.

Amanecer del 24 de enero: Por orden de altura, Júpiter, Marte, Saturno, Venus y Mercurio

Amanecer del 31 de enero: Por orden de altura, Júpiter, Luna, Marte, Saturno, Venus y Mercurio

Amanecer del 7 de febrero : Por orden de altura, Júpiter, Marte, Saturno, Venus, Mercurio y la Luna.



La Luna menguante tendrá un acercamiento a cada uno de los planetas alineados. Tendremos una semana prácticamente de maravillosos cuadros en el cielo. Repasamos cada acercamiento entre la Luna y cada uno de los planetas.

Día 28 de enero: Júpiter. La Luna menguante estará iluminada un 83% y se acercará a 3 grados del planeta Júpiter.



Día 1 de febrero: Marte. La Luna estará iluminada un 48% y se situará a 3.5º del planeta rojo. Formará parte del conjunto la preciosa -y separada estrella doble- Alpha Librae de magnitud 2.8



Día 3 y 4 de febrero: Saturno. Ambos días la Luna, iluminada un 30%, se acercará y sobrepasará a Saturno separada casi 7º del planeta.



Día 6 de febrero: Mercurio y Venus. La Luna iluminada solo un 7% va a formar un maravilloso espectáculo junto a ambos planetas. Formará un triángulo y le separará unos 5º de cada planeta. El único inconveniente es que estará muy baja sobre el horizonte sureste superando apenas los diez grados sobre el horizonte.



Lo importante es disfrutar del espectáculo. Las frías mañana nos deleitarán con cielos limpios y repleto de planetas. Para que lo disfrutes. El cielo es maravilloso.


FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.