sábado, 23 de enero de 2016

La estrella más extraña

La estrella de Tabby sigue proporcionando sorpresas, pero hay pocas explicaciones satisfactorias.
Foto
Lo bonito, lo interesante, lo asombroso es lo que no sabemos, lo que está en la frontera del conocimiento. Últimamente eso parece residir en estrellas que no podemos explicar.
La que posiblemente es la estrella más misteriosa ahora mismo es KIC 8462852, o la estrella de Tabby, una estrella de clase espectral F situada a 1480 años luz que durante los últimos meses está dejando a los astrónomos un tanto perplejos.
Las primeras indicaciones sobre este objeto provenían del telescopio espacial Kepler, que estuvo de 2009 a 2013 estudiando una región específica del cielo para encontrar tránsitos planetarios. Este telescopio sólo registraba cambios en las luminosidades estelares, así que, además de encontrar planetas, encontraba otros fenómenos. Entre otras cosas encontró que muchas estrellas varían su brillo más de lo que pensábamos.
El caso de la estrella de Tabby era singular, pues perdía brillo erráticamente con el tiempo, a veces en hasta un 20%. En septiembre pasado Tabetha Boyajian (Yale University), además de darle el nombre informal, propuso que estas variaciones de brillo se deberían a una nube de cometas de órbita excéntrica alrededor de la estrella.
Esto no hubiera salido del mundo académico si no hubiese sido porque el octubre un artículo de Jason Wright (Pennsylvania State University) propuso que era posible que esas variaciones de brillo se podían deber a la construcción de megaestructuras alienígenas.
Como muchos ya sabemos, en 1960 el físico Freeman Dyson propuso que una civilización muy avanzada podría construir una esfera alrededor de su estrella para así captar toda la energía posible. Estas megaestructuras se llaman esferas Dyson desde entonces y, hasta ahora, no se ha encontrado ninguna. El caso es que la estrella de Tabby recordaba a Wright y sus colaboradores la idea de las esferas Dyson, una esfera de este tipo en construcción o gigantescos satélites para recolectar energía solar que estarían orbitando esta estrella.
Las reacciones del mundo académico no se hicieron esperar y aclararon que esta posibilidad era más bien remota, que afirmaciones extraordinarias necesitan de pruebas extraordinarias y que hay explicaciones más sencillas al fenómeno.
Seguro que hay explicaciones naturales al comportamiento de esta estrella, pero la estrella de Tabby parece cada vez más extraña. Ahora, Bradley Schaefer (Louisiana State University) publica un estudio sobre esta estrella que expone cosas curiosas. El estudio está basado en datos históricos del pasado siglo del archivo fotográfico digitalizado de Harvard University. La estrella se hizo un 20% menos luminosa entre 1890 y 1989. Para confirmarlo, él y sus colaboradores tuvieron acceso a las placas fotográficas originales y, efectivamente, era correcto.
Schaefer calculó cuántos cometas serían necesarios para que se diera un fenómeno así y vio que se necesitarían unos 650.000 cometas de unos 200 km de diámetro pasando por delante de la estrella, algo que no es plausible.
Así que parece que la hipótesis de los cometas ha sido refutada. Sin embargo, Schaefer afirma que, a raíz de los nuevos datos, la hipótesis de las megaestructuras alienígenas tampoco se sostiene, pues una civilización avanzada, por muy avanzada que esté, no sería capaz de cubrir un quinto del disco estelar en sólo un siglo. Además, estos objetos artificiales absorberían la luz de la estrella, pero radiarían en el infrarrojo, algo que no se ha observado, pues la emisión infrarroja de esta estrella es normal. De hecho, la manera en la que se propuso en su día encontrar esferas Dyson era precisamente por su huella infrarroja.
Se necesitarán más datos tomados a lo largo del tiempo para deducir qué es lo que realmente está pasando. De momento no sabemos explicar la estrella de Tabby.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4853

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.