jueves, 21 de enero de 2016

Deporte sin gravedad: los increíbles gimnasios espaciales de la NASA

gif3
En el espacio, la pereza es un ser mitológico. Para los astronautas que residen temporalmente en la Estación Espacial Internacional no hay excusas: tengan ganas o no, no les queda más remedio que dedicar dos horas diarias a hacer ejercicio por obligación.
En realidad, deben hacerlo por su salud. El ser humano va perdiendo masa muscular y densidad ósea (hasta el 1 % por cada mes de estancia en el espacio) sin gravedad y al no tener que hacer esfuerzo alguno para moverse. Así, solo queda una forma de mantener el físico necesario para las tareas del día a día en la Estación Espacial Internacional: hacer ejercicio.
No obstante, la maquinaria utilizada por los astronautas para estar en forma poco o nada tiene que ver con los aparatos que se pueden ver en cualquier gimnasio. Aunque su función es (más o menos) la misma, las condiciones extraordinarias del espacio hacen que las pesas del ciclado de tu barrio no sirvan absolutamente de nada.
Así, la bicicleta estática, la cinta de correr y la máquina para fortalecer el tren superior que disfrutan los astronautas en las alturas son especiales, tal y como mostró el popular Chris Hadfield en uno de sus famosos vídeos:

Para empezar, nada mejor que una buena sesión en la bicicleta estática. Aunque sea lo mismo, en la Estación Espacial Internacional se llama CEVIS (por sus siglas en inglés, que en castellano quieren decir Cicloergómetro con Sistema de Asilamiento por Vibración) y no cuenta con elementos tan típicos como el manillar o el sillín.
En realidad, se trata de un soporte con un cinturón al que debe engancharse el astronauta y unos pedales en los que tienen que encajar el calzado. Como cualquier bicicleta estática terrestre, pueden seleccionar la resistencia de los pedales y listo. A por el Tour de Francia.
gif1
Con COLBERT los astronautas pueden echarse una carrerita. No es sino la segunda generación estadounidense de la clásica cinta de correr adaptada a las peculiaridades espaciales. Además de recopilar datos que permiten estudiar a médicos y científicos la efectividad del ejercicio físico, con COLBERT los habitantes de la Estación Espacial Internacional pueden correr a una velocidad de entre 5 y 20 kilómetros por hora.
gif2
Y un gimnasio, por muy espacial que sea, no es nada sin su máquina para convertir los brazos en dos barras de acero para los barcos. El Dispositivo Avanzado para Ejercicio de Resistencia (ARED, por sus siglas en inglés) es el cacharro que cumple esta función en las alturas.
Más parecido a un potro de tortura es el cacharro con el que los astronautas pueden mantener la masa muscular. Con resistencias, ARED simula el ejercicio que se hace con peso aunque no haya ni pizca de gravedad.
gif3
Cada uno por su lado
Si los yanquis tienen estos tres aparatos en la Estación Espacial Internacional para que sus astronautas vuelvan a casa en el mejor estado posible, el sector ruso de la estación cuenta con otra maquinaria para que sus enviados al espacio hagan lo propio.



bici
Así, BD-2 y VB-3 son la cinta de correr y la bicicleta estática de los astronautas rusos, respectivamente. Aunque la nacionalidad sea distinta, el aspecto y la función son las mismas: se trata de cacharros irreconocibles con enganches para que la gravedad no impida a los astronautas ejercitarse y que puedan evitar la pérdida de masa muscular propia del espacio.
cinta
Cuando te dé pereza ir al gimnasio o salir a hacer ejercicio, mira al cielo. Ahí arriba, un grupo de hombres y mujeres tienen que pedalear, sí o sí, dos horas al día para seguir adelante. Motivación espacial.

Con información de la NASA (3), Canadian Space Agency y The Huffington Post. Las imágenes son propiedad de la NASA.
FUENTE

Deporte sin gravedad: los increíbles gimnasios espaciales de la NASA


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.