domingo, 20 de diciembre de 2015

Arthur C. Clarke nos lo prohibió… Vamos a aterrizar en Europa.

“Todos estos mundos son vuestros excepto Europa. No intentéis aterrizar allí…”
Esta es el último mensaje que transmite HAL a los tripulantes de la nave Leonov antes de que Júpiter se convierta en un nuevo sol. La famosa advertencia de Arthur C. Clarke en su libro “2010: Odisea 2″ es ya un mito de la ciencia ficción, y tenía visos de que iba a ser respetada durante mucho tiempo… hasta ayer. 
El congreso de los Estados Unidos acaba de aumentar el presupuesto de la  “Jupiter Europa Clipper Mission” para que además de un orbitador se incluya un lander, es decir, una sonda que aterrice en la helada superficie del satélite de Júpiter. Es más la ley del congreso especifica que no puede partir hacia Europa una misión sin que esta lleve dentro de sus objetivos el aterrizar en Europa.
Europa, luna de Júpiter
Parece que, por fin, la NASA se ha tomado en serio la exploración de Europa. Después de la alegría por la confirmación de que la sonda Europa Clipper iba a ser una realidad, vemos como se amplían las ambiciones de la agencia espacial americana. La arriesgada apuesta consistiría en elegir un lugar apropiado para el aterrizaje después de una decena de sobrevuelos con el orbitador de la misión. Esto para muchos científicos es arriesgarse demasiado, la mejor resolución del terreno data de las imágenes tomadas por la sondaGalileo. Otros apuestan por asumir el riesgo, la misión partirá en el año 2022 y tiene prevista su llegada al sistema joviano en 2028, ni pensar ya cuándo podría ser la siguiente misión dedicada a Europa, un satélite que tiene un océano global subterráneo, una fuente de energía proveniente de las fuerzas gravitatorias que ejerce Júpiter y sustancias orgánicas… un objetivo de primer orden a la hora de buscar vida fuera de nuestro planeta. 
La advertencia de Clarke es bastante clara, pero no nos podemos permitir el lujo de no explorar un mundo que nos llama a gritos desde hace varias décadas, que nos provoca con cada nuevo descubrimiento que realizamos sobre él. 
Solo pensar que hay zonas en su superficie que se comunican con el océano interior (lo que podría ahorrarnos el perforar la gruesa capa de hielo que aisla el verdadero tesoro de Europa) pone los pelos de punta, pensar que en ese lugar podríamos colocar una sonda, imaginar qué lecturas podrían ofrecernos los instrumentos de a bordo, imaginar lo que allí puede estar pasando… Tenemos que ir, somos exploradores, da igual de lo que intenten convencernos… 
Fuente: Arstechnica
de juanjogom 

FUENTE

Arthur C. Clarke nos lo prohibió… Vamos a aterrizar en Europa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.