martes, 8 de diciembre de 2015

Actualidad medioambiental: el kiosco del astrónomo

Una vez más Juan Antonio Bernedo nos envía un artículo con la actualidad medioambiental de los últimos tres meses. Algunas de ellas no han sido cubiertas por NeoFronteras en el pasado.
Foto
Recientemente hemos sabido que los automóviles contaminan más de lo que creíamos y que las industrias recurren a todo tipo de trucos para evitar cumplir con el control de emisión de gases causantes del efecto invernadero y otras emisiones perjudiciales para la salud y para el medio ambiente.
A la hora de cerrar esta edición, ya se ha inaugurado la Cumbre del Clima en París (COP21), que tiene como objetivo conseguir que la temperatura no aumente 2º a final de siglo, rebajando las emisiones de gases a la atmósfera en cantidades importantes. Para ello se habla de recortes de hasta el 50% en emisiones de CO2. Si no se hiciera nada se estima que la temperatura subiría unos 2,7º. Poco recorte parecen esos 0,7º de rebaja, y aún así no es seguro que se acuerde finalmente. Ya no se habla siquiera de reducir la temperatura ni estabilizarla. No es posible en este siglo tal como están las cosas, aún olvidándonos de las presiones de las corrientes negacionistas y de los grandes lobbies industriales.
Foto
Se llegó a dudar de si se llevaría a cabo esta cumbre o si se reduciría a mínimos debido al atentado reciente de París, de trágicas consecuencias, y a las amenazas recurrentes posteriores, pero parece que se celebra aunque con grandes restricciones de seguridad y dentro del estado de emergencia.
Esperemos que finalmente esos casi 200 países representados en la gran cumbre acuerden, de forma vinculante, revertir la gran galopada hacia el abismo hacia el que nos dirigimos. Las expectativas son altas, pero los intereses creados son poderosos y abundantes.
En ese sentido, recomendamos la lectura del editorial de NATURE de 15 de octubre de 2015 y el informe original del IPCC (Panel intergubernamental de científicos expertos en el cambio climático, que recibió el premio Nobel de la Paz 2007) que advierte que la falta de un liderazgo político mundial y la resistencia de las fuerzas políticas, gerentes de grandes empresas, y otros responsables sociales y religiosos actuales, a atacar el problema por miedo a la impopularidad que pueden generar las necesarias medidas correctivas.
Seleccionamos en el Kiosco dos de los artículos que se tendrán en cuenta en la cumbre de París y que muestran los efectos patentes del clima en nuestras vidas. Algunos nos recuerdan que se trata de la salud de nuestro frágil planeta, pero otros advierten que aunque la Tierra sobrevivirá a un cambio climático como el pronosticado, no está claro que nuestra civilización lo haga.
Ver también artículo en NATURE de 13 octubre 2015:
Ver más información
artículo en NATURE de 6 octubre 2015:
Ver más información
artículo en NATURE de 10 septiembre 2014:
Ver más información

El nivel del mar ha subido ya 8 cm. desde 1992
La NASA culpa al calentamiento global, que se está acelerando, y alerta de que se trata de una tendencia que se mantendrá en los próximos años, elevando el nivel del mar de tal modo que llegará a sumergir todos los grandes deltas de ríos del mundo.
Foto
El delta del río Ganges, que desemboca en el Índico (abajo) es uno de los más amenazados por las inundaciones. / USGS EROS Data Center
Un grupo de científicos de la NASA presentó el miércoles los últimos datos recogidos sobre el incremento en el nivel de los mares en todo el mundo, que se situó de media 7,62 cm por encima de 1992. La situación varía según las diferentes partes del mundo, pero en algunos lugares el incremento llegó a superar los 22 centímetros.
La NASA también publicó un vídeo con los datos obtenidos por sus satélites en el que se aprecia claramente con una gradación de colores cuál ha sido la afectación en cada parte del mundo durante los últimos 23 años, siendo las zonas más perjudicadas la costas del Pacífico de Asia y Oceanía, así como el Mediterráneo Oriental y la costa atlántica de América.
Los 10 deltas más expuestos, donde la catástrofe sería mayor, son todos asiáticos o africanos. Entre los cinco primeros se encuentran los grandes ríos que mueren en el golfo de Bengala, en la India y Bangladesh, como el Krishna (el más expuesto), el Ganges o el Brahmani. Para encontrar un delta expuesto en los países más desarrollados hay que ir hasta el puesto 29, con el río Po, en el norte de Italia. El Ebro aparece en un meritorio lugar 39 en este índice que combina riesgos climáticos, grado de desarrollo e impacto en la población.
Peligran también los lugares que están por debajo del nivel del mar, pero que están protegidos actualmente mediante diques, como en Holanda, delta del Rin o Mississippi.
El principal culpable del incremento del nivel de los océanos y los mares es el calentamiento global, causado, en su mayor parte, por la actividad humana y responsable de que se derritan glaciares y grandes masas de hielo en los polos y de que suba la temperatura del agua, lo que hace que se expanda.
Foto
La subida del nivel del mar está provocando el deshielo de los glaciares de Groenlandia. Fuente: Materia/NordForsk
“Es muy probable que la situación empeore en el futuro”, alertó el geofísico de la Universidad de Colorado Steve Nerem durante la presentación de los nuevos datos de la NASA. Los científicos avisaron de que, incluso si se tomasen acciones para tratar de revertir la situación y se lograse cambiar la tendencia, se tardaría siglos en lograr un retorno a los niveles previos al cambio climático.
La subida del nivel del mar pone en riesgo el futuro de numerosas ciudades y pueblos costeros en todo el mundo, y amenaza con borrar del mapa para siempre multitud de islas, por lo que en algunos casos, especialmente en el Pacífico, desaparecerían países enteros.

La humanidad ya ha destruido la mitad de los árboles del planeta
En el mundo, el ritmo de deforestación es tal que todos los árboles desaparecerán en 300 años. Pero… ¿Cuántos árboles quedan aún en el mundo?
Un nuevo estudio acaba de aportar el cálculo más preciso hasta el momento y los resultados son sorprendentes, para lo bueno y para lo malo. Hasta ahora se pensaba que hay 400.000 millones de árboles en todo el planeta, o 61 por persona. El recuento se basaba en imágenes de satélite y estimaciones del área forestal, pero no en observaciones sobre el terreno. Después, en 2013, estudios basados en recuentos directos confirmaron que sólo en el Amazonas hay casi 400.000 millones de árboles, por lo que la pregunta seguía en el aire. Y se trata de un dato crucial para entender cómo funciona el planeta a nivel global, en especial el ciclo del carbono y el cambio climático, pero también la distribución de especies animales y vegetales o los efectos de la actividad humana en todos ellos.
El nuevo recuento, que publica la revista Nature, muestra que en realidad hay unas ocho veces más que lo calculado anteriormente: tres billones de árboles; en promedio, 422 árboles por cada humano.
Foto
La cuenta por países destapa una enorme desigualdad, con países ricos como Bolivia, con más de 5.000 árboles por persona, y pobres de solemnidad como Israel, donde apenas tocan a dos. Gran parte del contraste se debe a factores naturales como el clima, la topografía o las características del suelo, pero también al efecto inconfundible de la civilización. Cuanto más aumenta la población humana, más disminuye la cuenta de árboles. En parte esto se explica porque la vegetación prospera más donde hay más humedad, los lugares que también preferimos los humanos para establecer tierras de cultivo.
El trabajo calcula que, cada año, las actividades humanas acaban con 15.000 millones de árboles. La pérdida neta, compensando con la aparición de nuevos árboles y la reforestación, es de 10.000 millones de ejemplares. Desde el comienzo de la civilización, el número de árboles del planeta se ha reducido en un 46%, casi la mitad de lo que hubo, según el estudio publicado en Nature.
Si este ritmo de destrucción sigue sin cambios, los árboles desaparecerán del planeta en 300 años. Son tres siglos, unas 12 generaciones. “Ese es el tiempo que queda si no hacemos nada, pero tenemos la esperanza de que podremos frenar el ritmo y aumentar la reforestación en los próximos años para aliviar el impacto humano en los ecosistemas y el clima”, explica Thomas Crowther, investigador de la Universidad de Yale (EE UU) y primer autor del estudio.
Hace dos años, representantes de la “Campaña de los 1.000 millones de árboles” de la ONU, para replantar parte de la vegetación perdida, necesitaban saber cuánto impacto estaban tendiendo sus esfuerzos. Contactaron a Crowther, que trabaja en la Escuela de Estudios Forestales y Medioambientales de Yale, para preguntarle cuántos árboles hay en el mundo y cuántos en las diferentes regiones donde trabajan. Fue el comienzo del presente estudio, firmado por 38 investigadores de 14 países. Juntos recopilaron datos de la densidad forestal tomados en más de 400.000 puntos de todos los continentes menos la Antártida. Dividieron la Tierra en 14 tipos de biomas, o paisajes bioclimáticos, estimaron la densidad de árboles en cada uno de ellos basándose en imágenes de satélite y comprobaron su fiabilidad con las medidas sobre el terreno. Por último compusieron el mapa global de árboles más preciso que se ha hecho nunca, en el que cada píxel es un kilómetro cuadrado.
Los resultados muestran que la mayor densidad de árboles se encuentra en los bosques boreales y de las regiones subárticas de Rusia, Escandinavia y Canadá. La mayor extensión de bosques está en los trópicos, con el 43% de todos los árboles del planeta. Los bosques del norte sólo contienen el 24% del total de ejemplares y el 22% está en zonas templadas.
En cuanto a Europa, se trata de una de las zonas más castigadas. Antes de la civilización, toda Europa era un gran bosque, pero la presión humana debido al desarrollo agrícola, industrial y urbano convierten a esta región en una de las más deforestadas en todo el mundo. En España hay 11.300 millones de árboles, 245 por persona, mucho menos que la media.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.