Cuando, de pequeños, recibimos las primeras nociones de ciencia, nos introducen los conceptos de Sistema Solar y de planetas. Nos muestran cómo el universo va más allá de lo que nuestros ojos ven a diario. Y nos hacen ver que es posible que, a años luz de distancia, existan otras formas de vida similares en mayor o menor medida a la nuestra.
Pero el espacio está formado por más elementos que los planetas. Existen astros de diferentes tipos, como por ejemplo las estrellas y los llamados planetas enanos. El primero, en mayor o menor medida, se estudia en algún punto, pero el último concepto no sigue el mismo patrón, siendo algo tratado de una forma muy superficial.
¿Qué es un planeta enano? ¿Qué diferencia a un planeta enano de un planeta “normal”?
Los planetas enanos, esencialmente y como su propio nombre indica, son planetas más pequeños que el resto de planetas. ¿Cómo de pequeños? Sin entrar en cifras concretas, se sitúan en un punto intermedio entre los planetas “normales” y el resto de asteroides.
planetas enanos
Makemake.
La anterior es la deducción básica y la explicación habitual. Y, aunque parcialmente cierta, no es el criterio por el cual se cataloga a un planeta como “planeta enano”. Los criterios, por el contrario, son los siguientes:
  • Está en órbita alrededor del Sol. Es decir, gira alrededor de este.
  • Su masa es suficiente para que su propia gravedad supere a la fuerza de cuerpo rígido. En otras palabras: tiene forma esférica o casi esférica.
  • No es satélite de un planeta. No gira alrededor de otro astro que no sea el Sol.
  • No ha logrado limpiar las vecindades de su órbita. Cuando un astro alcanza un nivel de evolución determinado, este influye de forma incisiva en los astros que le rodean, bien atrayéndolos, alejándolos o haciéndolos girar alrededor de él. Este no es el caso de los planetas enanos, lo que provoca que existan otros astros relativamente independientes en los alrededores de su órbita.
De estos cuatro criterios, el único que diferencia a los planetas enanos del resto de planetas es el último. Los planetas “normales” tienen la suficiente capacidad para limpiar sus vecindades orbitales, mientras que los planetas enanos no.
Como curiosidad: aquellos planetas enanos transneptunianos (que están más allá de la órbita de Neptuno, tomando como referencia el Sol) se conocen comoplutoide.



¿Cuáles son los planetas enanos del sistema solar y qué les caracteriza?
En total son cinco. Sus nombres son Ceres, Plutón, Eris, Makemake y Haumea. Estas son sus principales características:
  • Ceres. Descubierto en 1801 por Giuseppe Piazzi. Se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter. Se consideró como un cometa, como un planeta y, finalmente, como un planeta enano. Su masa es la tercera parte del total del cinturón de asteroides. Tiene un diámetro de unos 950 x 932 km, aproximadamente la distancia entre Gibraltar y Gijón (atravesar España en vertical). Se trata de un planeta con agua en su interior, un hallazgo realizado por la Agencia Espacial Europea durante el pasado año 2014.
  • Plutón. Descubierto en 1930 por Clyde William Tombaugh. Se trata de un planeta enano situado muy próximo a la órbita de Neptuno. Durante diversos años se consideró un planeta más del Sistema Solar, pero, tras la Asamblea General de Praga de 2006, pasó a categorizarse como planeta enano. Plutón cuenta con un diámetro de 2370 km, algo más de la sexta parte del diámetro del planeta Tierra. Al igual que Ceres, cuenta con una corteza de agua helada y una atmósfera azul.
Planetas enanos
  • Eris. Junto con Makemake, se trata de uno de los planetas enanos descubiertos más recientemente. Su diámetro es ligeramente inferior al de Plutón, con unos 2326 km. Pertenece al grupo denominado como “Plutoide”, por lo que su órbita está más allá de Neptuno. Pertenece al denominado “cinturón de Kuiper”, un conjunto de cuerpos de cometa que orbital alrededor del Sol a una distancia de entre 30 y 100 ua.
  • Makemake. Descubierto en marzo de 2005, se trata de otro plutoide, siendo además uno de los objetos más grandes del cinturón de Kuiper. Su diámetro es de, aproximadamente, 1420 km, algo más de la mitad del de Plutón.
  • Haumea. Al igual que los tres anteriores, se sitúa en el cinturón de Kuiper, más allá de la órbita de Neptuno (siendo considerado así un plutoide). Fue descubierto en 2003 por Jose Luiz Ortiz Moreno en el Observatorio de Sierra Nevada (España). Su radio es de 1300-1900 km, siendo así un planeta con forma elíptica.
planetas enanos
En el Cinturón de Kuiper se estima la existencia de unos 200 planetas enanos potenciales.
Además de estos planetas enanos, existe un grupo denominado como “planetas enanos potenciales”, los cuales no se categorizan como planetas enanos pero sí están en observación para una posible incorporación en el futuro. Se estima que existen 200 planetas enanos en el Cinturón de Kuiper(en el Sistema Solar exterior) y hasta 10.000 en una región más lejana.
¿Por qué Plutón pasó a ser considerado un planeta enano?
La reclasificación que sufrió Plutón durante el año 2006 no estuvo exenta de polémica. La razón principal con la que se argumentó la decisión es el no cumplir el cuarto requisito de un planeta: lograr limpiar las vecindades de su órbita e influir en los astros que le rodean. Muchos científicos discreparon en su momento, y, a día de hoy, el debate sigue abierto — especialmente tras los descubrimientos de la sonda New Horizons, la cual ha demostrado que Plutón cuenta con cinco satélites y una atmósfera, por lo que sí tendría capacidad suficiente para influir en la trayectoria de los astros de su alrededor.
FUENTE

Los planetas enanos del sistema solar: qué son, cuáles son y qué les diferencian