jueves, 22 de octubre de 2015

Un telescopio chino lleva casi dos años en la Luna

por 

Aterrizador Chang'e 3
Fotografía del aterrizador Chang’e 3 obtenida por el rover Yutu. Crédito: Xinhua/Corbis.
Investigadores chinos han anunciado que su Telescopio Lunar Ultravioleta (Lunar-based Ultraviolet Telescope, LUT), el primero de su tipo, ha estado operando sin problemas desde que aterrizó en la Luna en 2013.
El telescopio robótico de 15 centímetros se encuentra en el aterrizador de la misión Chang’e 3, que aterrizó en la superficie lunar en diciembre de 2013. Chang’e 3 cargaba el rover Yutu que, aunque luchó en numerosas ocasiones para sobrevivir a la noche lunar, dejó de operar en marzo de este año. Pero el módulo de aterrizaje se mantiene saludable.
LUT trabaja con luz ultravioleta, lo que lo hace particularmente adecuado para observaciones que no son posibles en la Tierra. “No hay atmósfera en la Luna, así que a diferencia de la Tierra, la luz ultravioleta de los objetos celestes puede ser detectada en la Luna”, dice Jing Wang del Observatorio Astronómico Nacional en Beijing (China), quien está a cargo del telescopio. Y dado que la Luna rota 27 veces más lento que la Tierra, el instrumento puede mantenerse fijo sobre un mismo punto durante una docena de días sin interrupciones, dice Wang.
En un artículo, Wang y sus colegas detallan los primeros 18 meses de operaciones de LUT, durante los cuales ha llevado a cabo 2.000 horas de observación y monitoreado 40 estrellas. El equipo también capturó una imagen una imagen de la Galaxia del Molinete (M101).
Galaxia del Molinete (M101)
Imagen de la Galaxia del Molinete (M101) obtenida por el telescopio LUT. Crédito: NAOC/ILOA/UH-Hilo/CFHT.
Los astronautas de la misión Apollo 16 operaron manualmente un telescopio ultravioleta que usaron para tomar imágenes de la Tierra, de estrellas y de la Gran Nube de Magallanes. Sin embargo, el telescopio chino es el primero en ser operado de forma remota desde la Tierra.
Es un gran desafío, ya que la Luna es un ambiente hostil, lleno de polvo lunar cargado y abrasivo que puede ingresar en los equipos y destruir componentes electrónicos, como demostraron los problemas sufridos por Yutu. Para contrarrestarlo, el telescopio es guardado dentro del aterrizador durante el amanecer y atardecer lunar, cuando se piensa que el polvo es más peligroso, y de ese modo ha logrado mantenerse operativo durante mucho más de su año de vida esperado. Wang dice que el instrumento sigue funcionando hoy, y el equipo espera poder seguir operándolo más allá de 2015.
El artículo “18-Months Operation of Lunar-based Ultraviolet Telescope: A Highly Stable Photometric Performance” será publicado en la edición de noviembre de 2015 de la revista Astrophysics and Space Science.


Fuente: New Scientist
FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.