miércoles, 14 de octubre de 2015

¿Se está interrumpiendo la corriente del Golfo?

Un estudio señala que una interrupción de la corriente del Golfo produciría una bajada temporal de la temperatura.

Foto
En la película ‘The Day After Tomorrow’ se describía un escenario en el que se interrumpía la corriente del Golfo por culpa del cambio climático. Esto daba lugar a una serie catástrofes entre las que se contaban tornados e inundaciones en EEUU, mientras que gran parte del hemisferio norte se congelaba.
La película, para ser tal y ser dramática, tenía que exhibir grandes desastres, así que el rigor científico fue dejado a un lado. La película fue criticada por los climatólogos precisamente por este tipo de cosas. Sin embargo, sí que se ha planteado una posible interrupción de la corriente termohalina del Golfo. Además del efecto del aumento de la temperatura sobre esta corriente, está la salinidad, que juega un papel crucial en este tipo de corrientes. Con el calentamiento global se está produciendo el deshielo de Groenlandia, que arroja ahora mayores cantidades de agua dulce al océano, por lo que cambia la salinidad en la región.
Por tanto, es perfectamente plausible una interrupción de dicha corriente. Como ya sabemos, esta corriente oceánica lleva agua cálida desde el golfo de México al norte de Europa, de tal modo que esas regiones del globo son habitables pese a la latitud a la que se encuentran. Así por ejemplo, Estocolmo está a casi la misma latitud que Anchorage en Alaska. Pero los inviernos en Estocolmo son más llevaderos que los de la ciudad norteamericana.
Se podría dar la paradoja de que el calentamiento global desencadenase la interrupción abrupta de esta circulación atlántica meridional (colapso AMOC), lo que daría lugar a consecuencias. Al menos así se había propuesto en el pasado y exagerado en la película.
Sin embargo, es fácil criticar una película, pero hasta ahora nadie se había tomado la molestia de comprobar esto en los modelos climáticos que hay para saber qué podría pasar si se produjera esta interrupción. Así que Sybren Drijfhout (Ocean and Earth Science, the University of Southampton) usó el modelo climático ECHAM que posee en Instituto Max Planck de Hamburgo para hacer esto mismo.
Según sus resultados, la Tierra se enfría por un periodo de 20 años en lugar de calentarse si el calentamiento global y la interrupción de corriente se dan a la vez. Después, el calentamiento global continúa como si la corriente nunca hubiese sido interrumpida, pero la temperatura global sube en 0,8 grados centígrados.
“El planeta se recupera de un colapso AMOC en unos 40 años si el calentamiento global continua al mismo ritmo que ahora, pero el borde más oeste del Atlántico Norte (incluidas las Islas Británicas) necesita más de un siglo antes de que las temperaturas vuelvan a lo normal”, dice Drijfhout.
Es interesante comprobar que el efecto de enfriamiento atmosférico debido a un colapso AMOC está asociado con el flujo de calor de la atmósfera hacia el océano, algo que ha sido visto durante el paréntesis climático de los últimos 15 años.
Según Drijfhout, cuando un enfriamiento o calentamiento similar es provocado por erupciones volcánicas o por la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, el flujo de calor es al contrario y el calor pasa del océano a la atmósfera. Estas señales características en el flujo de la energía entre los procesos de forzado de la radiación atmosférica y el de circulación oceánica interna hacen posible que se pueda atribuir la causa del paréntesis climático a una causa u otra.
Sin embargo, el estudio dice que el reciente periodo de calentamiento débil no puede ser atribuido a una sola causa y que El Niño probablemente juegue un papel y posiblemente también lo hagan los cambios en el océano sur.
Según este investigador, el efecto puede ser excluido y que este paréntesis pueda ser causado por sí sólo por cambios atmosféricos, erupciones volcánicas, mayores emisiones de aerosoles en Asia o a la reducción de gases de efecto invernadero. Pero los cambios en la circulación oceánica tienen que jugar un papel importante. “Variaciones naturales han actuado en contra del efecto invernadero durante una década o así, pero espero que este periodo ya se haya terminado”, añade.
Mientras que estas predicciones se dilucidan, podemos echar un vistazo al mapa que ha elaborado NOAA recientemente.
Foto
Este verano los meses de julio y agosto han vuelto a batir el record en calentamiento, con temperaturas superiores a la media. En el mapa correspondiente a esos dos meses se puede ver en colores cálidos esas subidas de temperatura y en azul las zonas que se han enfriado. Apréciese la mancha azul justo en el Atlántico Norte.
Otro factor a tener muy en cuenta en esto de las corrientes oceánicas es en cómo afectan al flujo de nutrientes del que depende la pirámide trófica del océano y su productividad. Esto es algo que se ha comprobado recientemente y que ha tenido sus efectos en el pasado.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4783

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.