martes, 13 de octubre de 2015

NGC 457: El cúmulo E.T.

El cielo está lleno de curiosidades y de asterismos a los que nuestra imaginación les ha ido poniendo nombre a lo largo de toda la existencia humana. Hemos imaginado cazadores, osas, flechas, leones, balanzas...e incluso personajes del cine como el cariñoso extraterrestre de la película de la década de los 80 "E.T." Es el caso del cúmulo NGC 457 (objeto 457 del New General Catalogue), también llamada "cúmulo de la libélula" o "cúmulo del Búho" pero conocido más cariñosamente por los aficionados como "Cúmulo E.T."

NGC 457: CÚMULO "E.T."

NGC 457 es un cúmulo abierto (cúmulos de estrellas ligadas gravitacionalmente pero distanciadas en el espacio) situado en la constelación de Cassiopea. Fácilmente asequible con instrumental modesto, puede observarse con unos sencillos prismáticos o un pequeño telescopio incluso desde las ciudades. Su magnitud es de 6.4 y abarca una extensión de 13 minutos de arcos, un poco menos de la mitad del diámetro de la Luna llena.

Curiosamente Charles Messier no lo incluyó en su catálogo de objetos de cielo profundo a pesar de su brillo y de su diámetro y no fue hasta 1787 cuando hiciera mención de él el astrónomo alemán William Herschel (1738-1822). El astrónomo aficionado inglés Sir Patrick Cadwell-Moore (1923-2012) lo incluyó con el número 13 en su famoso Catálogo Cadwell.

El cúmulo E.T. está situado a unos 7900 años luz de nuestro Sol y está formado por unas 80 estrellas que ocupan una región de 23 años luz de diámetro siendo un cúmulo relativamente joven con una edad de 21 millones de años. Su observación es realmente encantadora, aprendamos a localizarlo.


LOCALIZACIÓN Y OBSERVACIÓN

El cúmulo se sitúa a dos grados de Ksora y está señalado con un cuadro azul





El cúmulo se sitúa en la constelación de Casiopea, a dos grados al sur-sureste de la estrella Delta (Ksora) que forma parte del asterismo quebrado de la constelación y que brilla con magnitud 2.7.  Es de muy fácil localización y durante el mes de octubre, hacia las 19h Tiempo Universal, puede verse alta sobre el horizonte, a unos 60 grados de altura aproximadamente. De cualquier forma, indico a continuación las coordenadas ecuatoriales por si pueden resultar útiles para su localización:

Ascensión Recta: 01h 19m 6.0s - Declinación: +58° 20´00.0" (Eq. 2000)

NGC 457 a dos grados al S-Se de la estrella Delta Cas (Fotografía del autor)
Su observación es muy asequible con cualquier prismático o con cualquier pequeño telescopio, incluso, como he señalado antes, desde las ciudades. Eso sí, si vamos a trabajar con prismáticos necesitaremos un trípode para que la observación resulte lo más cómoda posible. Con unos prismáticos 10x50 he podido ver desde Sevilla una docena de estrellas de este cúmulo. Viajemos por el cúmulo observando su forma.
NGC 457 - Fotografía del autor
Los "ojos" lo forman las estrellas Phi Cassiopeia (de magnitud 5.0) y la estrella HP 6229 (de magnitud 7.0) separadas algo más de dos minutos de arco pero, curiosamente, estas dos estrellas no pertenecen realmente al cúmulo y su situación en él no es más que un efecto de perspectiva.

Podemos ver los "brazos", el izquierdo (tal y como lo vemos en la foto) puede observarse como una pequeña hilera de estrellas de novena y décima magnitud con la "mano" levantada. De la misma forma, el derecho parece ligeramente más corto y formada por estrellas también un poco más débiles (en torno a la décima magnitud). Destaca aquí una preciosa estrella anaranjada desde donde arranca la hilera de este brazo. Se trata de la estrella variable V466 Cas, una estrella de novena magnitud que varía irregularmente su brillo en torno a una magnitud y que, a pesar de su localización, es una variable muy poco observada (yo la pude seguir en la temporada 2010-2011 con variaciones entre la magnitud 9.0-9.3)

El "torso" de "E.T." es más difuso pero no por ello no discernible. Una decena de estrellas de la décima magnitud le dan la forma y en la que destaca un par cerrado de estrellas débiles en el centro más apropiado para instrumental mediano. Una zona oscura da paso directamente a los "pies", destacados sobre tres estrellas de la novena y la décima magnitud.

Indudablemente este cúmulo es especialmente curioso y agradable de observar. Aprovechemos las actuales noches otoñales, aún lejanas de las frías noches invernales, para observar este maravilloso objeto de cielo profundo fácilmente asequible.

¡Buenas observaciones!



FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.