jueves, 15 de octubre de 2015

Echando un vistazo a la guardería estelar de la Vía Láctea


83839010101
Por mucho tiempo los astrónomos han enfocado sus telescopios a las vastas regiones del espacio interestelar, intentando observar la formación y nacimiento de estrellas. Sin embargo, las imágenes producidas en los últimos 50 años se asemejan más a mapas del clima, mostrando sistemas de tormentas en lugar de las regiones brillantes de luz que un observador inexperto esperaría de un “mapa estelar”.
Un equipo de astrónomos de la Universidad de Florida y del Observatorio Nacional de Astronomía de Japón, ha publicado las mejores imágenes obtenidas hasta hoy de las frías nubes de gas interestelar, donde se forman estrellas y nacen nuevos sistemas planetarios.
La complejidad de las imágenes son producto del radio telescopio Mopra ubicado en Australia. Al proyecto de mapeo se le llama ThrUMMS (Three-mm Ultimate Mopra Milky Way Survey). Las nubes interestelares que este proyecto estudió son tan frías que están hechas de moléculas de hidrógeno, en lugar de nubes más cálidas donde el hidrógeno sería atómico o ionizado. Solamente las nubes moleculares son lo suficientemente frías como para permitir que la gravedad reúna material para formar estrellas, pero de hecho, el hidrógeno en sí es tan frío que no se puede detectar a través de telescopios convencionales.
El Telescopio Mopra fue una pieza clave para el éxito del proyecto, porque puede localizar múltiples moléculas a la vez, como monóxido de carbono y cianógeno, las cuales pueden servir para rastrear al hidrógeno. El poder localizar múltiples rastros de forma simultánea le permite a los astrónomos deducir las condiciones dentro de estas nubes en una forma más confiable y eficiente que si se tuvieran que localizar individualmente.
FUENTE

Echando un vistazo a la guardería estelar de la Vía Láctea


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.