miércoles, 14 de octubre de 2015

Algas predispuestas colonizaron tierra firme

Las algas que colonizaron tierra firme y terminaron siendo las plantas terrestres ya tenían los genes adecuados para dicha conquista.

Foto
Antes de que un pez empezara a pasar algún tiempo en las orillas de las tierras emergidas de la Tierra, o un insecto se atreviese a hacer lo mismo millones de años antes, una alga intento con éxito colonizar tierra firme y evolucionó hasta conseguir todas las plantas que disfrutamos hoy en día.
Pero esta transición no fue fácil. Las condiciones de vida fuera del agua son complicadas para cualquier ser que ha evolucionado sumergido completamente en el agua.
Se cree que esta primera alga pudo desarrollar por evolución su capacidad de obtener los nutrientes esenciales del suelo gracias a una relación simbiótica con el hongo Arbuscular mycorrhiza, hongo que todavía existe en la actualidad. Este hongo ayudaría a la planta a conseguir agua y nutrientes del suelo a cambio de la energía de origen fotosintético en forma de carbohidratos que produciría el alga.
En apoyo de esta idea se puede mencionar que se han encontrado esporas fósiles de hace 450 millones de años de este hongo, lo que sugiere que el hongo ya estaba presente en el ambiente cuando las algas empezaron a intentar la conquista de tierra firme. Además, se han encontrado restos fósiles del hongo dentro de las células de los macrofósiles de las primeras plantas.
Sin embargo, los científicos no se explicaban cómo estas algas antepasadas de las plantas terrestres pudieron sobrevivir sobre la superficie el tiempo suficiente como para establecer la relación simbiótica con el hongo. Al fin y al cabo, para esta y otras relaciones simbióticas se necesitan incluso cambios genéticos.
Ahora, investigadores del John Innes Centre y de la Universidad de Wisconsin dirigidos por Pierre-Marc Delaux parece que han conseguido resolver el misterio.
Al parecer, las algas ya estaban predispuestas a esta relación antes de que intentaran colonizar tierra firme, pues ya habían desarrollado esta capacidad de relacionarse con el hongo cuando todavía estaban en el océano.
Estos investigadores analizaron el ADN y ARN tanto de las plantas terrestres más primitivas como de las algas verdes. Encontraron que comparten con el alga precursora que colonizó por primera vez tierra firme (y antepasada de todas las plantas terrestres actuales) el mismo conjunto de genes necesarios para la relación simbiótica con el hongo Arbuscular mycorrhiza.
Estos investigadores creen que esta capacidad fue crucial para poder permitir al alga sobrevivir en tierra firme y más tarde colonizarla. Gracias esta relación simbiótica fue posible para el alga obtener el tiempo necesario para adaptarse y evolucionar en un ambiente menos fértil y más agresivo que el de que procedía.
Como dice Delaux, en algún momento, hace 450 millones de años, un alga procedente del mar terminó en tierra firme. De algún modo echó “raíces” y empezó a adaptarse al nuevo ambiente, pero este descubrimiento sugiere que ya estaba predispuesta a sobrevivir allí al poseer ya esta capacidad de de relacionarse con el hongo.
Sin esta capacidad de pre-adaptación la vida en la Tierra en la actualidad sería muy distinta.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p= 4782

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.