LA TIERRA EN DIRECTO DESDE LA ESTACION ESPACIAL INTERNACIONAL

jueves, 25 de mayo de 2017

Sobre la retirada del glaciar Columbia


El glaciar Columbia de Alaska ha llegado a su nivel más bajo de los últimos 900 años como consecuencia del calentamiento global.

Foto
Donald Trump enseñaba orgulloso el otro día el decreto ley (executive order) mediante el cual revocaba las medidas que había tomado Obama para invertir la tendencia en las emisiones de dióxido de carbono de EEUU.
Al parecer quiere que su país queme carbón para así crear puestos de trabajo. Es de suponer que habrá desesperados que quieran bajar a picar carbón y morir jóvenes de silicosis, pero la escena no deja de ser triste y patética.
Además, la actual administración se lo está poniendo complicado a los climatólogos al hacer el acceso a los datos y a la financiación cada vez más difícil. La NASA ya ni podrá lanzar satélites de vigilancia del clima. Así, por ejemplo, es de suponer que si ya no hay imágenes de satélite de cómo los glaciares se retiran, estos no lo estén haciendo en el imaginario colectivo, aunque a nivel de suelo sí se vea que lo hacen. A este paso el Glacier National Park en Montana puede que termine llamándose No Glacier National Park anymore por razones obvias y según un mal chiste que circula en algunos ámbitos. El asunto recuerda a lo que dijo otro ser inteligente de lógica aplastante acerca de que la mejor manera de evitar los incendios forestales era talar los bosques.
Mientras tanto, los científicos norteamericanos siguen intentando estudiar el cambio climático y la fusión de los glaciares como pueden, entre ellos los de Alaska, que son mucho más importantes que los del resto del país. Anders Carlson (Oregon State University) y sus colaboradores llegan a la conclusión en un estudio publicado recientemente que los glaciares de Alaska han llegado a su nivel más bajo de los últimos 900 años como consecuencia del calentamiento global.
Los glaciares están en retirada a lo largo de todo el mundo por culpa del cambio climático provocado por el ser humano. Un caso que podría tener consecuencias dramáticas son los glaciares del Himalaya, que surten de agua a los grandes ríos de Asia en la estación seca. Esto podría llegar a afectar a más de mil millones de personas en un momento dado, por poner una cota inferior conservadora.
En Alaska los casos de retirada de glaciares son numerosos. Hay más de 50 glaciares que descienden por este estado de los EEUU hasta el mar. Así, por ejemplo, el glaciar Columbia (en las fotos) es un caso bien documentado, siendo uno de los grandes contribuidores al aumento del nivel del mar.
Este equipo de investigadores ha puesto en contexto el comportamiento de este glaciar en un lapso de tiempo que engloba las contribuciones humanas al cambio climático y también mucho antes, cuando estas eran despreciables.
Estos investigadores perforaron en 2004 el limo del fondo de la bahía Principe William que es donde descarga este glaciar. La idea era recolectar los sedimentos depositados en el lecho marino durante los últimos 1600 años.
Este glaciar retrocedió recientemente hasta más atrás de una falla geológica en donde las rocas de a cada lado de la falla poseen una orientación magnética distinta y diferente composición. Así que buscaron en esos sedimentos las marcas de cuando el glaciar cruzó esa falla.
Además, el número y grosor de los anillos de los troncos de los árboles que el glaciar descubre proporcionó una línea temporal dendrocronológica para el avance del hielo y la climatología de cada momento.
Relacionar el comportamiento de los glaciares que terminan en el mar con el clima es difícil, especialmente en áreas activas geológicamente. Pero este equipo de investigadores, cruzando estos dos tipos de distintos datos, ha llegado a esta conclusión de que la retirada actual del glaciar es la peor de los últimos 900 años y que se debe al calentamiento global.
Foto
Los cálculos revelan que la temperatura del aire en verano en la región ha aumentado un grado centígrado entre 1910 y 1980, lo que llevó a la inestabilidad del glaciar en los años ochenta y disparó la rápida retirada del mismo que se ha observado en las últimas tres décadas. El equipo atribuye el efecto a causas antropogénicas, en concreto al cambio climático producido por nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.
“Lo que fue sorprendente es el fuerte acoplamiento entre la temperatura de la superficie y la respuesta del glaciar”, dice Carlson.
El resultado muestra que un pequeño aumento de temperatura, incluso por debajo de los 2 grados, es suficiente para desestabilizar un glaciar. Por esta razón, las medidas tomadas para mantener el límite de aumento de la temperatura global por debajo de los dos grados, en consonancia con los acuerdos de París, puede que sean insuficientes. Además, muchos expertos coindicen en que esas medidas que se están tomando no serán suficientes como para impedir que el clima terrestre cruce ese límite.
Según Alberto Reyes (University of Alberta), otro de los coautores, es improbable que este sea un caso aislado, sobre todo en Canadá, en donde la retirada de los glaciares está dejando expuestos árboles de hace 7000 años, lo que indicaría que esos glaciares son ahora mucho menores de lo que han sido durante miles de años en el pasado.
Así que, amigo lector, dejando de lado la economía y la supervivencia futura del ser humano, tenga en cuenta que, cuando lleva a los niños al cole en su 4×4 de alta cilindrada, está destruyendo directamente la belleza que observa en la foto de cabecera, algo que sus nietos posiblemente nunca lleguen a ver, salvo en las fotos de una futurista tablet, justo al lado de ejemplos de las plantas y animales extintos en estos tiempos tan egoístas.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5446

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.