LA TIERRA EN DIRECTO DESDE LA ESTACION ESPACIAL INTERNACIONAL

martes, 25 de abril de 2017

La mayoría de primates están en proceso de extinción

El 60% de todas las especies de primates a nivel global se extinguirán en 25 o 50 años.

Foto
Se acabó lo que se daba. La mayoría de los primates de este planeta están a punto de desaparecer por culpa del ser humano.
Estos animales, nuestros primos más cercanos, esos seres que nos pueden enseñar mucho acerca de nuestra propia evolución y sobre la aparición de las funciones cognitivas más avanzadas están en serio peligro de extinción.
Quedan sólo unos 20 o 30 gibones hainan en China, algo similar se puede decir del lori de Java y ya sólo hay unos 2000 lémures de cola anillada en Madagascar. Pero estos son solo unos ejemplos. Además de tener a los gorilas y orangutanes a las puertas de la extinción, hay muchos más. Se estima que el 60% de todas las especies de primates a nivel global se extinguirán en 25 o 50 años.
A esta conclusión se llega en la última gran revisión sobre perspectivas de supervivencia de las 504 especies de primates no humanos, 85 de los cuales han sido descubiertas desde el año 2000. Según Anthony Rylands (Conservation International), el estudio sintetiza a todas las escalas los factores que están causando estas extinciones.
La principal causa de esta tendencia es la deforestación para la explotación agraria con la que se producen de bienes de consumo como el aceite de palma o caucho. Esto es realizado tanto por agricultores locales como por las grandes compañías
Así, por ejemplo, entre 1990 y 2010 (sólo dos décadas) la expansión agrícola en los hábitats de los primates fue de 1,5 millones de kilómetros cuadrados, unas tres veces la superficie ocupada por Francia.
“Nuestro artículo es un ruego para que se resuelvan las consecuencias de la destrucción y degradación de los hábitats de los primates a escala mundial. La agricultura es una amenaza que sólo puede ser manejada a todas las escalas, pues está influida por las tendencias globales, las políticas gubernamentales, las malas prácticas de grandes corporaciones y las políticas locales y regionales”, dice Rylands.
Mucho del esfuerzo se podría concentra en cuatro países: Brasil, Indonesia, Madagascar y República Democrática del Congo. Estos países albergan dos tercios de todas las especies de primates. Madagascar es un buen lugar para empezar, pues sus 111 lémures son únicos de esa isla y 94 están ya gravemente amenazados.
Según Russell Mittermeier, esta isla es, de lejos, la prioridad a la hora de conservar los primates. La especie más amenazada es la del lémur saltador del norte, con solo 50 ejemplares. Este país se ha clareado ya en un 90%.
Todas las 39 especies y subespecies de simios, incluyendo los orangutanes, están ya clasificadas en peligro de extinción. Todas las 19 especies de colobos africanos también, con 12 en estado crítico. Lo mismo les pasa a todas las especies de loris asiáticos, no sólo por la pérdida de sus habitas, sino también por la caza furtiva y el comercio de partes de sus cuerpos.
No solamente no tenemos derecho moral a extinguir otras especies con las que compartimos el planeta, sino que con ello nos causamos un tremendo daño cultural, social y de conocimiento, para, finalmente, poner en peligro nuestra propia existencia. Podemos empezar por negarnos a consumir productos con aceite de palma. Además, nuestra salud nos lo agradecerá, sobre todo ahora que se ha relacionado este producto con el cáncer debido a los métodos de extracción.
Esta y otras situaciones ecológicas demuestran que la estupidez humana no tiene fin.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5276

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.