LA TIERRA EN DIRECTO DESDE LA ESTACION ESPACIAL INTERNACIONAL

miércoles, 15 de marzo de 2017

LOS VIENTOS DEL OCASO Y LAS DUNAS DEL COMETA 67P

Uno de las mayores sorpresas de la misión Rosetta fue el descubrimiento de dunas en la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Aunque inesperadas, desde un principio se pensó que estas estructuras se han formado gracias a la tenue atmósfera que existe alrededor del núcleo cometario por la sublimación de hielos cuando el cometa está cerca del Sol. Ahora bien, una cosa es que exista una atmósfera y otra muy distinta es que aparezcan dunas. ¿Qué mecanismo es capaz de explicar la existencia de viento en un cometa?
Dunas en la región de Hapi del cometa 67P (dentro del círculo rojo (ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA).
Las dunas de Chury se encuentran en el ‘cuello’ del cometa, en la denominada región de Hapi, así como en los dos lóbulos, las regiones de Ma’at y Ash, por ejemplo. Su longitud alcanza los 18 metros y pueden llegar a tener 2 metros de altura. Están separadas entre sí unos diez metros y se hallan compuestas por partículas de un centímetro de diámetro aproximadamente. Según los modelos teóricos disponibles antes de que Rosetta llegase a Chury el hielo sublimado debería alcanzar la velocidad de escape del núcleo y expandirse radialmente formando la coma (la ‘atmósfera’ del cometa). Las dunas en la Tierra, Marte o Titán se forman por la acción de vientos que soplan en horizontal sobre una superficie con una gravedad considerable. En el cometa los vientos deberían soplar verticalmente y, para colmo, la gravedad es tan débil (0,0002 veces la aceleración de la gravedad en la Tierra) que la formación de dunas debería ser imposible.


Leer más
FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.