LA TIERRA EN DIRECTO DESDE LA ESTACION ESPACIAL INTERNACIONAL

lunes, 20 de febrero de 2017

MIGUEL HERNANDEZ NO DEBE SER UN PLANETA, DICEN POR AHI

Este año me había propuesto ser más saganiano. Me ha durado poco.
Con “saganiano” me refiero a que deseo seguir siendo beligerante en las cosas que creo sin dejarme llevar por consideraciones personales, prejuicios o ataques ad hominem. En eso quiero seguir el estilo de Carl Sagan, quien durante su vida luchó sin parar por defender y popularizar sus ideas, pero siempre atacando al pecado y no al pecador. ¿Vieron en Cosmos cómo ridiculizaba la idea de las abducciones alienígenas o los horóscopos? Daba datos, argumentaba, opinaba, pero ni por un momento se paraba a tirarle los trastos a la cabeza a nadie, por mucho que lo mereciese.
Esa meta es la que deseo para mí. No sé si lo conseguiré, porque a veces resulta muy difícil no caer en la trampa del cerebro reptiliano. Hoy me he visto contra las cuerdas por una noticia que me trae de los nervios. Un señor llamado George Dvorsky acaba de publicar en Gizmodo un artículo donde denigra la elección de la Unión Astronómica Internacional para designar algunos planetas extrasolares. Al igual que hace un par de años, cuando Cervantes dio su nombre a una estrella, la UAI ha hecho un concurso y se han escogido algunos nombres por votación popular para bautizar algunos de los llamados planetas enanos en nuestro sistema solar (cuerpos demasiado grandes para ser considerados asteroides pero que no llegan a planeta).
El problema ha sido que Dvorsky no está nada de acuerdo con la elección, y fruto de ello fue el post titulado “Estos pobres planetas son el motivo por el que no debería permitirse a Internet bautizar planetas.” Vale que Starry Bunnies no es precisamente el planeta que al capitán Kirk le gustaría visitar en el futuro (y el hecho es que no fue escogido), pero Dvorsky dispara con bala contra nombres como Thunder Bay o –y esto es lo que nos duele- Miguel Hernández. Sí, amigo lector, Miguel Hernández es el nombre asignado al astro que antes sólo era conocido como (6138) 1991 JH1.
Es evidente que Dvorsky no se ha preocupado en averiguar qué o quién es Miguel Hernández para merecer el honor de un planetoide (FYI). Tampoco parece saber qué es un Brevardastro, un Jubelmatt o un Javiergorosabel. Para que conste, Javier Gorosabel fue un astrofísico español fallecido en 2015 y fue propuesto por el Planetario de Pamplona.
Algunos de los nombres, como los dos españoles, se refieren a personalidades famosas, en tanto que otros homenajean localidades o entidades. Por si usted desea saber el origen de dichos nombres, aquí van los significados oficiales (que Dvorsky enlazó en su post y olvidó mencionar).
– Brevardastro: Brevard es un condado de Florida que incluye el Centro Espacial Kennedy. Nombre sugerido por la Sociedad Astronómica de Brevard (Brevard-Astro).
– Mayuboshi: Mayu=ceja, boshi=estrella. Basado en un poema japonés.
– Singto: En honor de Singto Pukahuta, astrónomo y educador tailandés fallecido en 2007.
– Hubelmatt: Nombre de una escuela donde se ubica un observatorio usado por la Sociedad Astronómica de Lucerna, Suiza.
– Royaldutchastro: Referencia a la Real (Royal) Asociación Holandesa (Dutch) de Meteorología y Astronomía (Astro).
– Kamagari: Observatorio astronómico de la prefectura de Hiroshima (Japón)
– Miguelhernández (cito literalmente): Miguel Hernández (1910–1942) fue un poeta que luchó por la paz y la República durante la Guerra Civil Española. Fue encarcelado en diversos campos de prisioneros fascistas hasta su muerte durante lo más álgido de la represión. Su nombre cayó en el olvido hasta el colapso de la dictadura franquista, cuando sus obras y poemas fueron redescubiertos.
– Tantawi: Astrónomo egipcio del siglo XIX
– Andréseloy: Astrónomo y divulgador científico mejicano
– Fécamp: Pueblo de Normandía (Francia) con una abadía histórica
– Kagura: Baile teatral sintoísta tradicional de Japón
– Javiergorosabel (cito literalmente): Astrónomo español y divulgador nacido en Euskadi.
– Bernardbowen: Australiano. Fundador del Centro Internacional de Investigación en Radio Astronomía
– Franzthaler: Escritor italiano, superviviente de Dachau y Hersbruck
– Medhia: Región marroquí rica en recursos naturales y especies de pájaros. Significa “regalo”
– Kodai: Por Kodai Fukushima, fundador del club estudiantil Libertyer.
– Thunder Bay: Por la ciudad homónima junto al Lago Superior, en Canadá
Además de ello, la misma circular de la UAI bautiza varios planetas enanos en honor a personas tan diversas como un historiador, un médico, un pianista de jazz, el escritor Robert Louis Stevenson, un campeón olímpico y un astrónomo; sin olvidar al planetoide Tijn, bautizado por el niño holandés Tijn Kolsteren (el chico de la foto de portada), quien a la edad de seis años, y tras haberle sido diagnosticado un tumor cerebral, recaudó más de dos millones de euros para la Cruz Roja en 2016.
Lamento que el señor Dvorsky no considere estos nombres lo bastante dignos para bautizar objetos de nuestro Sistema Solar, pero el caso es que los dioses griegos no dan para más. Por mi parte sólo puedo decir que si un bisnieto mío acaba pisando la superficie de Miguelhernandez no podría sentirme más orgulloso.
Y ahora, permítanme que les deje para ver un episodio de Cosmos. Necesito recuperar la armonía.
FUENTE


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.