LA TIERRA EN DIRECTO DESDE LA ESTACION ESPACIAL INTERNACIONAL

lunes, 20 de febrero de 2017

CARTA DE PROTESTA SOBRE EL ARTICULO DE GIZMODO.COM REFERENTE A LOS NUEVOS NOMBRES DE PLANETAS MENORES




Carta de protesta sobre el artículo de gizmodo.com referente a los nuevos nombres de planetas menores


El pasado día 17 de febrero la IAU (Unión Astronómica Internacional) dio a conocer los nombres de 17 planetas menores (cuerpos que están en órbita alrededor del Sol como asteroides, planetas enanos, objetos trans-neptunianos… pero nunca planetas o cometas).
Estos nombres fueron elegidos por los ganadores de la convocatoria de NameExoWorlds del año 2015, donde cualquier persona pudo a través de internet proponer un nombre para algunos de los nuevos mundos descubiertos, propuestas que después fueron votadas por otros usuarios de internet.
Hasta aquí todo bien. Pero ese mismo día, en la versión norteamericana de gizmodo.com, apareció un artículo del autor George Dvorsky, castigando sin contemplación ninguna algunos de los nombres elegidos por los ganadores, y tratando las propuestas, en algunos casos, como “garbage” (basura).
Es cierto que a veces, las votaciones por internet pueden dar resultados cuanto menos sorprendentes o menos apropiados (menos apropiados dentro el mundo de lo políticamente correcto), pero no por eso han de ser condenadas, porque recordemos que España tampoco quedó tan mal cuando mandamos al Chikilicuatre a Eurovisión, incluso mejor que algunas de las apuestas serias de Radio Televisión Española.
Al margen de este chascarrillo, leyendo el artículo publicado en Gizmodo me sentí profundamente ofendido por el enorme desconocimiento del que el autor hace alarde sin ningún tipo de pudor, llamando directamente nombres basura a dos grandes ejemplos de la cultura y ciencias española.
Y es que el artículo dice en su primer párrafo “such dreadful titles as “MiguelHernández”” (nombres tan espantosos como “MiguelHernández”). ¿De verdad es Miguel Hernández un nombre horrible para un asteroide?.
Quizás el autor no sabe que uno de nuestros autores de poesía más universales del siglo XX fue un oriolano llamado Miguel Hernández, que desgraciadamente murió muy jóven en la cárcel de Alicante como para poder sentirse siquiera ofendido por semejante despiste.
Pero es que el autor se ceba también con el nombre de Javier Gorosábel, un astrofísico español que desgraciadamente también nos dejó muy jóven y que fue muy importante en el estudio de las fuentes de los estallidos de rayos gamma (GRBs).
Quizás piense el señor Dvorsky que los únicos nombres dignos de un asteroide sean los de Shakespeare o Edgar Allan Poe, olvidando que también muchos otros autores y científicos que quizás merezcan una mención también tengan derecho a ella sin ser considerados nombres “basura”, ni “horribles”, simplemente porque no hablen su idioma.
Estoy seguro que una búsqueda en Google hubiese sido más que suficiente para evitar semejante agravio.
P.D.: Espero que Gizmodo.com y George Dvorsky retiren o corrijan el artículo y que vosotros también protestéis a través de Twitter o en los comentarios del blog.

FUENTE


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.